Por qué algunos coches pierden fuerza tras repostar

Una de las posibles causas de la pobre aceleración del coche es la baja calidad del carburante

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

¿Notas que tu coche pierde potencia y no sabes por qué? Si sucede que tu utilitario no responde como debiera, incluso que parece temblar o que pierde fuerza, sobre todo, tras repostar combustible en una gasolinera, te interesará saber los motivos a los que se puede deber. Desde el blog de Road House km0, nos los detallan.

Una de las posibles causas de la pobre aceleración del coche es la baja calidad del carburante que puede afectar a la potencia del motor y, en el peor de los casos, provocar que el motor se cale o falle. De hecho, hay que tener en cuenta dos cuestiones sobre la calidad del carburante:

-Un carburante de baja calidad puede causar daños en el sistema de inyección: bien es verdad, que el filtro puede eliminar algunas de las impurezas que se encuentran en el carburante, sin embargo, los carburantes de baja calidad afectan a la limpieza del inyector, lo que podría causar un suministro de carburante insuficiente.

-Un carburante de baja calidad puede causar daños en el sistema de escape: algunos carburantes de baja calidad no se queman completamente. Estos restos se pueden colar en el sistema de escape aumentando la temperatura del catalizador y atascando el tubo de escape.

Por lo tanto, si se va a realizar un viaje de larga distancia, se debe planear con antelación la ruta para evitar repostar en gasolineras pequeñas y de dudosa calidad. Hay que solicitar los recibos al echar carburante, ya que pueden servir de prueba para demostrar cualquier problema futuro del vehículo que haya podido ser causado por la calidad del combustible.

Otro motivo puede ser llenar demasiado el depósito de combustible. Existe una válvula en el depósito que ayuda a mantener los niveles adecuados de presión, tanto fuera, como dentro del depósito. Si el tanque se llena por encima del nivel máximo podría generarse una presión negativa en el depósito, además de no dejar espacio para el aire dentro del depósito.

Muchas veces, los operarios de las gasolineras o los propios conductores siguen repostando incluso después de que la boquilla del surtidor salte hasta que llegan a una cantidad determinada o, incluso, hasta que el combustible alcanza el tapón.

Además de los posibles problemas ya comentados, es peligroso que el combustible rebose, ya que es inflamable y puede arder con facilidad. Por lo tanto, si no se tiene planeado un viaje largo, simplemente no hay que llenar el depósito a tope.