Adiós a los retrovisores, un nuevo elemento condenado al olvido en el vehículo del futuro

El Sistema de Retrovisores por Cámara sustituye los espejos retrovisores exteriores convencionales por unas cámaras compactas que transmiten imágenes en tiempo real a las dos pantallas de seis pulgadas situadas en el interior del vehículo

MADRIDActualizado:

En los primeros coches que rodaron por las carreteras españolas entre los años 50 y 60, unos escasos tiradores y palancas integraban toda su instrumentación. Un solo reloj nos indicaba la velocidad a la que circulábamos. Una trampilla accionada mediante una palanca nos permitía la entrada de aire fresco al habitáculo, aunque la falta de filtros de todo tipo hacía en muchas ocasiones que ese aire viniera acompañado de polvo.

Un sencillo «pestillo» servía para abrir y cerrar la puerta, y la ventana, o no se abría o se accionaba. Recientemente hemos comprobado como las manecillas para subir y bajar las ventanillas, el radio cassette con CD y el tirador del «starter» han desaparecido de los coches modernos.

Y probablemente los próximos elementos que veamos desaparecer van a ser los espejos retrovisores exteriores. Por lo menos tal y ckmo los conocemos hasta ahora, ya que van a ser sustituidos por el llamado Sistema de Retrovisores por Cámara sustituye los espejos retrovisores exteriores convencionales por unas cámaras compactas que transmiten imágenes en tiempo real a las dos pantallas de seis pulgadas situadas en el interior del vehículo. Dichas pantallas, ubicadas en ambos extremos del salpicadero, se han colocado de forma ergonómica para que el conductor disponga en todo momento de una visión cómoda y natural.

Esta tecnología de cámaras de próxima generación contribuye a que el automóvil mantenga un diseño moderno, sencillo y limpio se va a incorporar al nuevo vehículo eléctrico urbano Honda e, que lo incluirá de serie en la versión final de producción. Esta tecnología, pionera en el segmento de los automóviles compactos, ofrece importantes ventajas en términos de estilo, seguridad, aerodinámica y refinamiento.

A diferencia de los retrovisores exteriores convencionales, las cámaras quedan integradas en el perfil del vehículo y no sobresalen respecto a los pasos de rueda.

De esta manera, no solo se mejora la visibilidad, sino que las cámaras compactas reducen la resistencia aerodinámica alrededor de un 90% en comparación con los espejos retrovisores exteriores convencionales, lo que supone una mejora en la aerodinámica general del vehículo del 3,8% aproximadamente, y contribuye a la eficiencia y la autonomía del automóvil. Además, se consigue una disminución significativa del ruido del viento que generan normalmente los espejos retrovisores exteriores a altas velocidades.

Asimismo, el diseño de los soportes en los que están alojadas las cámaras se ha concebido para evitar que se formen gotas de agua en las lentes, ya que incorporan un revestimiento hidrófugo en la superficie para impedir la acumulación del agua residual.

La óptima colocación de las cámaras en el Sistema de Retrovisores por Cámara supone también un gran número de ventajas en materia de seguridad. El conductor puede elegir entre la «vista normal» y la «vista panorámica» en los ajustes del vehículo, lo que le permite ampliar el campo de visión más allá de los espejos retrovisores exteriores convencionales, así como reducir los ángulos muertos un 10 % con el modo de vista normal y alrededor de un 50 % con el modo de vista panorámica. También ofrece mejoras en la visión al seleccionar la marcha atrás: en las pantallas de visión lateral, se muestran indicaciones y, además, se ha optimizado el ángulo de la cámara, que permite una mayor visibilidad.

Los niveles de brillo de las pantallas interiores se ajustan automáticamente en función de las condiciones de iluminación predominantes. Además, se ha llevado a cabo un riguroso trabajo de pruebas y desarrollo para garantizar que el Sistema de Retrovisores por Cámara ofrezca una visibilidad superior en condiciones meteorológicas adversas, con poca luz y de noche, sin que se produzcan deslumbramientos ni brillos. Así, el conductor goza, en todas las condiciones, de unos niveles superiores de claridad y percepción de los objetos que le rodean en comparación con los espejos retrovisores exteriores convencionales.

Este nuevo coche eléctrico compacto de Honda supone un avance en términos de diseño y tecnología, y forma parte de la estrategia de la marca de que en 2025 todos los automóviles que comercialice en Europa incluyan algún tipo de tecnología electrificada. El Honda e contará con una autonomía de más de 200 kms y una función de carga rápida del 80% de la carga en solo 30 minutos.

En el interior, un habitáculo amplio y moderno recrea la sensación de estar en un cómodo salón, complementado por una doble pantalla táctil personalizable que ofrece a los ocupantes la opción de mantenerse conectados en todo momento. La tracción trasera deportiva, el sistema de propulsión eléctrica avanzada y la batería de alto rendimiento de este automóvil garantizan una experiencia de conducción divertida y dinámica.

La versión de producción del Honda e se presentará a finales de este año. Los clientes interesados en recibir más información pueden registrarse en la web www.honda.es.