Probamos el Mercedes-Benz EQC en Oslo, el paraíso de los coches eléctricos

El modelo, que llegará al mercado español después del verano, ofrece 400 CV de potencia y hasta 416 km de autonomía

Oslo (Noruega)Actualizado:

Mucho tiempo se lleva hablando del Mercedes-Benz EQC, el eléctrico 100% de la firma alemana que hemos podido ver en los recientes salones de Ginebra y Barcelona. El modelo llegará a España este verano, a un precio de 77.450 euros, aunque ya se pueden realizar pedidos en los concesionarios.

El EQC es un SUV de generosas dimensiones, con 4,76 metros de largo, 500 litros de maletero, y 2.945 kilos de peso, de los que más de 600 se lo llevan las baterías. Ofrece una autonomía de hasta 416 km (según el ciclo WLTP), y 400 CV de potencia gracias a sendos motores situados en los trenes delanteros y posterior.

La gran novedad es que ya hemos podido probar el modelo en Oslo, la capital Noruega que podríamos considerar como «el paraíso de los coches eléctricos». Con una población de 673.000 habitantes Oslo tiene un parque de coches eléctricos que ronda el 13 por ciento, con una red de recarga que a finales de año llegará a los 2.000 puntos. Lo cierto es que tanto en el entorno urbano como en carretera, el «miedo» a quedarse sin batería desaparece, tanto por la autonomía del vehículo como por la disponibilidad de puntos donde enchufar el coche, tanto para carga normal como rápida. Por ejemplo, el aparcamiento público del propio aeropuerto de Oslo dispone nada más y nada menos que de dos plantas donde todas sus plazas tienen un cargador para el coche.

Ya a bordo de nuestro EQC y de camino al centro de la ciudad comprobamos como uno de cada cinco vehículos es eléctrico. Este éxito se logra gracias a las numerosas ventajas de este tipo de coches, ya que además de no pagar impuestos como el IVA, tampoco tienen que abonar el peaje de 3 euros por acceder al centro de la ciudad que se aplica al resto de coches de combustión. La electricidad además es mucho más barata que la gasolina (cera de 2 € el litro) o el diésel, y el 98% de la energía eléctrica procede de fuentes renovables. Gracias a esta situación y a las infraestructuras disponibles, en 2025 Noruega dejar´a de vender vehículos de combustión. Una transición que es viable, ya que la cifra de coches eléctricos en Noruega ya supera las 100.000 unidades, frente a los 500.000 en el conjunto de los países europeos. Es decir, uno de cada cinco coches eléctricos en Europa es eléctrico.

Con este panorama tan propicio es cómo se ha presentado el nuevo modelo de Mercedes-Benz, llamado a competir con vehículos como el Audi e-Tron y el Jaguar i-Pace. El EQC se presenta frente a ellos con el precio más asequible, con unos acabados similares al del resto de vehículos de Mercedes, y con la eficiencia como la principal de sus premisas.

El Mercedes-Benz EQC se comporta en la práctica como un V8, siendo capaz de acelerar de 0 a 100 km en tan solo cinco segundos. Ofrece cinco modos de conducción, aunque al arrancar el coche adopta automáticamente la posición «Comfort», que ajusta la respuesta del acelerador automáticamente para ofrecer una conducción confortable. Este es un sistema «inteligente», que aprende del conductor y se hace automáticamente más dinámica en función de su estilo de conducción. , pero, en función de estilo de conducción, se hace automáticamente más dinámica.

En posición «Eco» el vehículo da prioridad a una elevada eficiencia con un bajo consumo. Si seleccionamos «Max Range» los parámetros se adaptan para lograr la máxima autonomía posible. Además, el sistema ayuda al conductor a mantenerse dentro de los rangos de mínimo consumo de electricidad, endureciendo el tacto del pedal cuando nos salimos de los parámetros óptimos.

En posición «Sport» es cuando se logran los mejores tiempos de respuesta para lograr máximas prestaciones. Y una última posición denominada «Individual» permite ajustar los distintos parámetros por separado.

Adicionalmente disponemos del asistente «ECO», que ayuda al conductor a alcanzar la máxima eficiencia. Conectando entre sí los datos cartográficos, la información del reconocimiento de señales de tráfico e información de los sistemas inteligentes de seguridad (sensores de radar y cámara estereoscópica), el sistema multimedia nos ofrece indicaciones sobre el momento adecuado para levantar el pie del acelerador por acercarse una limitación de velocidad, o con funciones como el planeo y la recuperación. Mediante una supervisión activa de la autonomía asegura que el conductor pueda llegar con seguridad a su destino, incluso si omite una parada para recargar la batería en una estación pública. La inteligencia eléctrica del vehículo se revela asimismo en el equipo de navegación optimizado para el EQC. Este equipo tiene en cuenta numerosos factores a la hora de planificar automáticamente la ruta, incluyendo, si es necesario, las paradas para recargar la batería.

Además de la eficiencia, en Mercedes han puesto especial énfasis en lograr que el EQC ofrezca el máximo placer de conducción. Y para ello se ha prestado especial atención en la insonorización del coche. Según Achim Badstüber, responsable de diseño exterior del modelo, «al tratarse de un coche eléctrico nos dimos cuenta que al desaparecer el ruido del motor aparecían otro tipo de ruidos, como los aerodinámicos, los provocados por el asfalto e incluso por el contacto de los neumáticos con el asfalto, por lo que gran parte del trabajo de diseño se tuvo que enfocar a lograr minimizar al máximo este tipo de ruidos».

En cuanto al equipamiento, incluso en su versión básica, el Mercedes-Benz EQC ofrece una gama extremadamente completa de accesorios estándar. Además, para el mercado español se incluyen de serie elementos como el sistema de Control de ángulo muerto, faros Multibeam LED con luces de carretera automáticas PLUS, cristales tintados, Paquete de confort Keyless-Go, Paquete de aparcamiento, Paquete de retrovisores y el acabado Electric Art interior. Durante el primer año además se incluyen equipos como los cristales calorífugos e insonorizantes, sistema de sonido Advanced, Preinstalación para Mercedes me Charge y Preinstalación para acceder a la red Ionity, que permite la carga rápida a 110 kW a precio reducido.