C4 Grand Picasso: la respuesta a las necesidades de una familia numerosa

El monovolumen acaba de llegar a los concesionarios completamente renovado

MADRIDActualizado:

El Grand C4 Picasso llega con la intención de convertirse en uno más de la familia. Cuando las marcas parecen centradas en competir por el pastel de los todocaminos (SUV) y abandonan otros segmentos, en Citroën han dado respuesta a las familias numerosas con su monovolumen de referencia, el Grand C4 Picasso, que acaba de llegar a los concesionarios completamente renovado. Un vehículo en donde todo parece pensado para viajar en familia de forma cómoda, segura y con una tecnología a la última.

Lo primero que llama la atención respecto al modelo de 2013, además de las líneas más robustas exteriores, es la amplia superficie acristalada que llena de luz todo el habitáculo interior (parabrisas panorámico y techo solar que prácticamente ocupa toda la superficie), lo que le confiere un aire futurista al vehículo. Una vez sentado al volante, destaca su amplitud, con espacios generosos para los viajeros, incluidos los que se vean obligados a acomodarse en la tercera fila de asientos cuando coloquemos la distribución en el modo 7 plazas.

La versión más equipada, la Feel Edition, muestran unos niveles propios de marcas Premium, gracias a la gran calidad de materiales empleados, los acabados y la carga tecnológica que ofrece. A lo que hay que unir los 130 CV de potencia que permiten una conducción ágil con respuestas ante cualquier tipo de trazado en la carretera.

Dimensiones manejables

Para ser un monovolumen, sus dimensiones son muy manejables, con 4,597 metros (por los 4,428 metros de su hermano pequeño, el Citroën C4 Picasso). La altura es de 1,634 metros (si contamos las barras del techo), mientras que la anchura es de 1,826 metros con los espejos laterales plegados (2,117 metros con ellos en su posición habitual). Todo integrado en unas proporciones elegantes.

Su aspecto exterior tiene aires futuristas, a lo que ayuda la tonalidad Azul Kyanos, con algunos detalles metálicos, llama la atención. El frontal está definido por la llamativa presencia de un parabrisas panorámico de generosas dimensiones. Destaca también la disposición de las luces en el frontal, que forman tres líneas de iluminación, la superior es una línea de LED, que comparte las luces diurnas con los intermitentes, en el centro los focos principales y en la zona inferior las antiniebla.

En la vista lateral lo que más llama nuestra atención es la presencia de una generosa superficie acristalada, en una proporción mucho mayor a la que estamos acostumbrados en otro tipo de vehículos. Los diferentes pilares destacan por su estilizado diseño, sobre todo los de la parte anterior, mejorando de forma muy sustancial la visibilidad del conductor de todo aquello que ocurre a su alrededor.

Toda la instrumentación se ha desplazado al centro del salpicadero, con dos grandes pantallas, una de tipo panorámico de nada menos que 12 pulgadas y otra, situada más abajo, táctil y de 7 pulgadas. En la primera llevamos toda la información mecánica del vehículo y en la segunda los elementos de asistencia para la navegación, climatización, conectividad y sonido. En un primer momento echas de menos la tradicional disposición frente al conductor con la información de la velocidad, revoluciones, consumo o carburante, pero rápidamente te acostumbras gracias a las grandes dimensiones de la pantalla.

El otro gran centro de control del vehículo es el volante multifunción de cuatro brazos, de tacto muy agradable, achatado por su base y desde el que se puede transmitir mucha información sin soltarlo para manipular las pantallas.

Los asientos delanteros tiene unas dimensiones generosas, diseñados de forma envolvente, en color bitono muy elegante. Tienen numerosos ajustes eléctricos, con funciones de calefacción o masaje regulable en diferentes niveles (tanto en el asiento del conductor como en el del copiloto). Destaca la forma de los reposacabezas, con unos sobredimensionados lóbulos laterales totalmente ajustables y que permiten contener los movimientos de la cabeza.

Pensado para los pequeños

El carácter familiar de Citroën se nota también en el diseño de la parte posterior. Además de asientos regulables, de gran comodidad, lleva cristales tintados y cortinillas camufladas para proteger a los más pequeños del sol cuando entre de forma lateral.

Pensando especialmente en los más jóvenes de la casa, en la consola central entre los asientos delanteros, se encuentran los mandos del pack multimedia “Plug&Play” que permiten conectar desde consolas de juegos hasta un reproductor de DVD´s para ver sus películas favoritas en las 2 pantallas opcionales, que se integran en los reposacabezas delanteros, además de escucharlo todo mediante 2 auriculares inalámbricos.

Si necesitamos transportar hasta 7 pasajeros bastará con deslizar longitudinalmente los asientos de la segunda fila para, tirando de unos sencillos cordones, poder desplegar 2 asientos individuales sorprendentemente cómodos.

Entre esos pequeños detalles que conforman un ambiente acogedor y práctico cabe destacar la presencia de aireadores y mandos de climatización para los pasajeros de la segunda y la tercera fila.

En un vehículo de carácter eminentemente lúdico como éste no podían faltar numerosos huecos portaobjetos, repartidos por todo el habitáculo. Como la guantera frente al copiloto, además de otra situada en la parte inferior del salpicadero, donde encontraremos todo tipo de conexiones de audio y tomas de corriente. También contaremos con la presencia de una gran consola central, tras la palanca de la caja de cambios, además de huecos en las puertas, guanteras bajo los asientos delanteros y bandejas en el respaldo de los mismos, con iluminación LED y una cinta elástica donde sujetar pequeños objetos.

La excelente modularidad de este Citroën Grand C4 Picasso no sólo se manifiesta a la hora de acoger hasta 7 pasajeros, también a la hora de transportar todo tipo de equipajes. Para acceder al maletero bastará simplemente con pulsar un botón en el gran portón posterior, de apertura eléctrica. Si sólo se utilizan las 5 plazas habituales dispone de 645 litros de capacidad, que puede aumentar hasta los 725 litros si se desplazan longitudinalmente los asientos de la segunda fila. Esto supone una profundidad que varía entre los 1,028 y 1,178 metros. Cuando necesitemos llevar el máximo de 7 ocupantes el volumen del maletero se reduce drásticamente hasta unos más que aceptables 170 litros, con un fondo de apenas 0,355 metros, suficiente para transportar una sillita de niño y un par de maletas de cabina.

El Grand C4 Picasso se puede adquirir desde 21.000 euros hasta los 30.550 euros. El que hemos probado tiene un motor de gasolina Pure Tech de 130 CV, caja de cambios manual con seis velocidaddes, coge los 100 km/h en 10,8 segundos, alcanza una velodidad máxima de 201 km/h, el consumo oficial es de 5,0 litros a los 100 km (en la prueba dio 7 litros a los 100). El tamaño (largo, ancho y alto en metros) es de 4,6/1,8/1,65