Conocemos a fondo el SUV español de siete plazas: el Seat Tarraco

El hermano mayor del Ateca y el Arona verá la luz el próximo 18 de septiembre

TARRAGONAActualizado:

El hermano mayor de los ya comercializados Arona y Ateca llegará al mercado español a principios de 2019, aunque verá la luz el 18 de septiembre en Tarragona y será presentado en sociedad en el Salón de París. El nuevo SUV grande de Seat, que se fabrica en la planta del grupo Volkswagen en Wolfsburgo (Alemania), se convertirá en el buque insignia de la marca española, dispuesto a entrar en el segmento premium de los «todocamino». Con su novedoso diseño se avanza un nuevo lenguaje en la estética de la marca, el cual se trasladará a los siguientes lanzamientos de la firma española, incluyendo la cuarta generación del superventas Seat León.

Su aspecto robusto, su parte frontal en caída y la personalidad que le otorgan sus distintivas ópticas LED, destinadas a hipnotizar, conectan con las grandes líneas que definen en largo del vehículo. Así es la primera impresión del Tarraco una vez que la lona descubre el modelo.

Desde ABC ya hemos tenido la oportunidad de ver y probar el coche en los alrededores de Tarragona, aunque fuese una unidad camuflada con vinilo. Pero esto no ha sido un impedimento para intuir sus proporciones estéticas, la calidad, espacio y amplitud de su interior, además de su comportamiento dinámico tanto por carretera como en modo off-road. Su configuración prácticamente es la definitiva a falta de algunos detalles, sobre todo de la dirección.

Hasta siete plazas

Con un largo de 4,73 metros, será, por tanto, el mayor de los actuales SUV de la compañía. Su tacto de conducción y trazado es muy confortable, aunque el peso toma la delantera a la hora de «apurar». Dispone de hasta 7 plazas (2+3+2) en las que los pasajeros podrán viajar con total comodidad y dejando espacio, por ejemplo, para un par de maletas y un bolso. Su capacidad es de nada más y nada menos que de 760 litros –510 en el Ateca– cuando solo se utilizan las habituales 5 plazas, llegando a conseguir 1920 con la totalidad de los asientos abatidos.

En cuanto al interior, nada más abrir las puertas delanteras se respira calidad. Una calidad que se nota desde el volante hasta los asientos deportivos, lo único que hemos podido «catar», pero no es difícil imaginar una consola central amplia e intuitiva.

Cuenta con una amplia equipación de asistentes a la conducción para que la seguridad sea lo primordial, una evolución de las que incorpora el actual Ateca. Para que el día a día discurra sin sobresaltos, y en el Seat Tarraco cada prestación de seguridad se ha concebido para que la rutina se desarrolle a la perfección. El más importante, además del de controlar la distancia entre nuestro vehículo y el de delante, es el Front Assist con detector de ciclistas y peatones. Si esto sucede, activa automáticamente los frenos.

Y para cuando el destino son los caminos sin asfaltar, el Tarraco demuestra un excelente comportamiento. De hecho, invita a entrar estos terrenos y a atreverse ante bajadas de 35 grados y pendientes de 40, aún parando en la mitad. En definitiva, divertido y seguro. El SUV grande de Seat gracias a su capacidad de tracción y su control de descenso parece no tener límites.

El modelo grande del fabricante de Martorell saldrá a la venta con dos motorizaciones disponibles. Así en gasolina TSI llegará con 150 y 190 CV, manual de seis velocidades y DSG de 7 con tracción a las cuatro ruedas –4DRIVE–, respectivamente. Y el diésel TDI también con 150 y 190 CV; el primero con cambio manual de seis velocidades o DSG con tracción delantera o a las cuatro ruedas, y el segundo con cambio automático.