Volkswagen T-Roc: cómodo, ágil y colorista, así es el «Golf SUV»

Presume de un aplomo envidiable para un crossover y de un amplio maletero, líder del segmento

Actualizado:

Con el T-Roc, Volkswagen apunta directamente a la diana del segmento de los SUV o crossover, el que más crece en Europa y en España, en especial entre particulares. Lo hace con un vehículo colorista y tecnológico, capaz de desenvolverse bien en la ciudad y, al mismo tiempo, ofrecer una posición de conducción más elevada que un turismo y unas capacidades suficientes para poder aventurarse fuera de la carretera.

El T-Roc se posiciona entre el Tiguan y el futuro SUV derivado del Polo, el T-Cross, que llegará en la segunda mitad del año. Utiliza la plataforma MQB del grupo, la misma que el Seat Ateca. Destaca también el bajo centro de gravedad de la carrocería en comparación con otros SUV, lo que garantiza un comportamiento dinámico estable y le permite mostrar en carretera un aplomo envidiable para un crossover.

En el exterior, destaca su aspecto vanguardista y la rotundidad de sus líneas, así como su pintura bicolor, con once tonos distintos para la carrocería y dos para el techo. Una ancha parrilla integra los faros dobles, mientras que una línea cromada une el pilar A con el C, dando continuidad al conjunto al tiempo que le dota de un toque innovador.

«Pensamos que resultará atractivo a la gente joven, pero también a adultos que busquen mayor comodidad y facilidad de acceso», explica Laura Ros, directora general de Volkswagen España. Pese a su similitud en tamaño con el Golf, Ros no cree que vaya a competir con el popular compacto. «Hasta ahora -lleva ya 4 meses en el mercado- está atrayendo sobre todo a nuevos clientes de la marca», afirma, antes de adelantar que la estimación de ventas para este año ronda las 10.000 unidades.

Pese a sus dimensiones contenidas -es 9 centímetros más pequeño que un Golf, su equivalente compacto, cuyo precio es unos 3.000 euros inferior-, el interior es amplio, y puede presumir de un gran maletero de 445 litros, lo que lo sitúa entre los más grandes del segmento. El colorido también se extiende al habitáculo, gracias al marco customizable de la consola central, en la que también destaca una pantalla de infoentretenimiento de entre 6,5 y 8 pulgadas -según el nivel de acabado: Advance, Advance Style o Sport-. Además, el T-Roc ofrecerá como opción el VW Digital Cockpit, un cuadro personalizable de 11 pulgadas similar al estrenado por el Polo, en el que se pueden personalizar el odómetro, el velocímetro, el cuentarrevoluciones y las indicaciones del GPS.

El T-Roc llega al mercado español con una gama de propulsores compuesta por tres motores turbo de gasolina, 115, 150CV (el nuevo motor EVO del grupo) y 190CV, y uno diésel (150CV). Las versiones de 115CV se ofrecen con tracción delantera y caja de cambios manual, mientras que en combinación con el motor TDI de 150CV existe la posibilidad de seleccionar tracción delantera o tracción total con cambio DSG de 7 velocidades. Más adelante se comercializará otro propulsor 1.6 TDI de 115CV.

Además, todas las opciones con tracción total incorporan el sistema Active Control con selección del perfil de conducción, que permite alternar entre cuatro modalidades: «Street» (urbano), «Snow» (nieve), «off-road» (caminos) y «off-road manual» (caminos con ajuste manual de las opciones).

El precio parte de 23.875 euros para el motor gasolina de acceso y cambio manual (22.200 con descuentos por financiación), e incluye como equipamiento Front Assist con frenada de emergencia en ciudad y sistema de detección de peatones, freno anti colisiones múltiples, asistente de aviso de cambio de carril y App Connect.