DS3 Black Lezard

La sofisticación del lagarto llega al mundo del motor

Actualizado:

El DS3 es uno de los coches más importantes en la historia de la marca francesa, primero para Citroën y ahora para DS. De hecho, este modelo puede que sea el culpable de que DS sea hoy una marca independiente dentro de PSA dado el tirón que tuvo desde su lanzamiento en el año 2010. En España hay 16.000 de estos modelos circulando y es un producto, que en palabras de Borja Sekulits, director general de DS España y Portugal, “está envejeciendo muy bien”. En este proceso de evolución ha tenido un papel determinante las series limitadas que se han lanzado en los últimos años de vida que ha convertido al DS3 en un coche de culto, con detalles que lo hacen único, al tiempo que le dan continuidad. Estas ediciones limitadas siempre han estado vinculadas a elementos asociados al lujo, la última es la DS3 Black Lézard, de la que tan solo llegarán 40 unidades a España- en la que la piel de lagarto es la protagonista. Antes estuvieron las versiones Performance BRM, Givenchy y Dark Side.

El DS3 Black Lézard con piel de lagarto utiliza un material que ha sido a la vez, un sueño y un infierno para los marroquineros y los tapiceros. Su textura y su aspecto son únicos, pero las dificultades que ofrece al trabajar sobre ella la limitan a piezas y productos de pequeño tamaño. Sin embargo, su contribución a la historia del lujo es innegable, con hitos como su utilización como material en las correas de los primeros relojes de pulsera de las grandes firmas suizas.

Sin embargo, la complejidad para utilizar y jugar con este material hacían inviable trasladarlo al automóvil, hasta ahora. Los especialistas del Centro de Diseño de DS Automobiles han colaborado con Dourdin, empresa especializada en crear elementos decorativos para vehículos Premium, hasta desarrollar una tecnología innovadora, que ha permitido poder disfrutar de la apariencia refinada y la textura característica del lagarto en lugares como la parte superior de las puertas y del habitáculo, el alerón trasero o, incluso, una zona tan extensa como el techo del DS 3 Black Lézard. Esta proeza se ha logrado gracias a la creación de un kit de adhesivos de alta gama, que imita a la perfección las propiedades de este material selecto. Además, se ha trabajado intensamente en asegurar su durabilidad y resistencia a cualquier climatología, reduciendo los riesgos de deterioro. Para intensificar su contraste con el resto de la carrocería, los pilares del parabrisas y de las puertas están tratados con una laca de color Negra Perla.

En el exterior, la edición limitada DS 3 Black Lézard está disponible en tres tonalidades, desde el gris platino, que revela toda su personalidad bajo la luz, hasta el cálido whisper o el elegante azul encre. Las llantas de aluminio de 17” negras diamantadas aphrodite o las carcasas de retrovisor negras con el pie cromado consiguen un aspecto en el que el refinamiento y el cuidado por los detalles propios de la marca brillan con luz propia, como los proyectores delanteros DS Led Vision.

La gama DS 3 Black Lézard, disponible desde 22.580 euros, permite elegir entre el motor gasolina PureTech 110, asociado a caja manual de 5 velocidades o automática EAT 6, y diésel BlueHDi 100 con cambio manual de 5 velocidades.