El Smart ForTwo pierde el techo

Llega a los concesionarios este mes desde 16.915 euros

MADRIDActualizado:

Smart, uno de los coches más pequeño del mercado, sigue pensando a lo grande y no para de superar retos para seguir creciendo. Desde que se relanzó en noviembre de 2014, sus cifras en España son espectaculares, el crecimiento en 2015 fue de un 101% respecto al año anterior, con cerca de medio millón de unidades vendidas. Unas cifras que con la llegada a los concesionarios este mes de febrero del Smart Fortwo cabrio confían que sigan mejorando. Es un coche que mantiene su carácter eminentemente urbano, territorio en el que da lo mejor de si mismo a la hora de circular y, sobre todo, a la hora de aparcar.

En las pruebas que hemos hecho por las reviradas calles del casco viejo de Valencia, ha respondido como un campeón a la hora de girar (tiene un diámetro de giro de 6,95 metros). Cuando lo llevas por la ciudad da la sensación es la de conducir un utilitario, en ningún momento sientes que vas un vehículo vulnerable frente a otros de mayor tamaño.

Unas sensaciones de seguridad que se diluyen en parte cuando sales a carreteras abiertas. En autovía muestra buenas prestaciones en cuanto a velocidad y aceleración, pero cuando circulas por vías de montaña, con curvas constantes, empiezas a notar que llevas un biplaza de poco más de dos metros y medio.

La estética es la de un coche divertido, a lo que ayuda las 100 posibilidades cromáticas con las que se puede pintar. Las capotas, sin embargo, solo se ofrecen en negro y rojo.

El lanzamiento del nuevo Smart Fortwo cabrio supone la introducción en el mercado de una versión especial dentro de la gama. Los precios comienzan desde 16.915 euros para el modelo con motor de 71 CV –en verano llegará la versión de 90 CV- y el cambio automático de doble embrague. Más adelante le seguirá una versión con cambio manual.

Además de las tres líneas de equipamiento (passion, prime y proxy), es posible elegir entre numerosos detalles de seguridad y confort. Los modelos predecesores ya sedujeron a unos 220.000 amantes del descapotable. El nuevo Smart Fortwo cabrio (longitud/anchura/altura: 2,69/1,66/1,55 m) es la tercera generación del modelo. Su diseño tiene un aspecto robusto a pesar de sus pequeñas dimensiones y transmite una imagen deportiva y estilizada.

Para los amantes de este tipo de automóviles, el Smart Fortwo ofrece tres coches en uno. Basta con pulsar un botón para que el cabrio se transforme y pase de ser un un biplaza con techo cerrado a un coche con un gran techo corredizo plegable o un cabrio con la capota completamente abierta. Esta flexibilidad es posible gracias a la capota plegable «tritop» y a los largueros del techo extraíbles. La capota de tela se abre en doce segundos de forma totalmente automática -incluso durante la marcha circulando a máxima velocidad-. La llave del vehículo de 3 teclas permite abrir la capota a distancia desde las inmediaciones del vehículo.

Para disfrutar plenamente de la conducción a cielo abierto, basta con retirar los largueros laterales del techo. Estos pueden guardarse a continuación en un compartimento situado en el interior del portón trasero. Este espacio portaobjetos en el portón trasero proporciona sitio adicional para guardar pequeños elementos, como el chaleco reflectante, el botiquín o el triángulo de preseñalización. Con una superficie de 1,8 m2, la capota de tela «tritop» es casi un 4% mayor que en el modelo anterior. La superficie exterior está fabricada en tejido poliacrílico especialmente resistente a la luz, mientras que en el lado interior se ha empleado una mezcla de poliéster y algodón. Entre ambos se sitúa una capa de caucho. La capota tiene un grosor total de 20 mm. La luneta trasera de cristal es calefactable. El ruido propio de las lonas de los coches cabrio es casi inexistente siempre que no se superen los 120 km/h, momento en el que el sonido empieza a ser perceptible.

En materia de seguridad ofrece lo último. La combinación de materiales emplea un alto porcentaje de aceros de muy alta resistencia. Además, el cabrio se ha reforzado en puntos decisivos en comparación al coupé. Las modificaciones comprenden refuerzos en forma de cruz bajo el vehículo, dos paredes de separación de torsión bajo el vehículo delante y detrás, así como un tubo interior en los montantes delanteros de acero de muy alta resistencia.

Pero además de las pruebas de choque prescritas por la legislación vigente, este modelo ha superado también otras pruebas de choque internas de Mercedes-Benz cuyos requisitos son a menudo aún más estrictos. Entre ellos se encuentra el denominado test de caída sobre el techo. En él, la carrocería cae en posición ligeramente inclinada sobre la estructura del techo desde una altura de 50 centímetros y el vehículo colisiona sobre uno de los dos montantes delanteros, donde se ha mostrado que el habitáculo protege a los ocupantes .

También lleva incorporados avanzados sistemas de asistencia a la conducción, reservados hasta la fecha para categorías de vehículos superiores, ayudan a evitar accidentes. Entre ellos se encuentran el ESP de última generación con asistente para viento lateral (equipo opcional) y función de arranque en pendientes (de serie), la función de advertencia de distancia (equipo opcional) y el detector de cambio de carril (equipo opcional).

El nuevo cabrio se ofrecerá en un principio con dos modernos motores de tres cilindros de 71 CV que llega este mes a los concesionarios y el de 90 CV que lo hará en verano. Para su lanzamiento ambos modelos de motor i ncorporan el cambio automático de doble embrague -las versiones con cambio manual de cinco velocidades llegarán más adelante.

El nuevo Smart Fortwo cabrio brinda la maniobrabilidad típica de la marca: con 6,95 m (de bordillo a bordillo) o bien 7,30 m (de pared a pared) maniobrar es un juego de niños. La versión básica (71 CV) costará 16.915 euros, tiene un consumo de 4,3 litros a los 100 km y alcanza una velocidad máxima 150 km/h.