Precio, motores... todos los detalles del Mazda3 2019, el compacto con el que Mazda consolida su giro Premium

Su cuarta generación inaugura la transformación de toda la gama del fabricante de Hiroshima y estrenará el revolucionario y ultraeficiente motor gasolina Skyactiv-X y nuevas tecnologías de hibridación. Estará disponible en España a finales de febrero o principios de marzo desde 23.415 euros

Los Ángeles (California)Actualizado:

El nuevo Mazda3 cierra una era, y abre otra. Con la cuarta generación de su compacto, presentado en el Salón del Automóviles de Los Ángeles, el fabricante de Hiroshima consolida un viraje Premium en el que venía trabajando desde 2012, cuando presentó su SUV CX-5.

Estéticamente se inspira en los prototipos Kai Concept y Vision Coupe. Muestra una evolución del lenguaje de diseño Kodo, inspirado en la tradición japonesa, y focalizado en lograr una conexión natural entre coche y conductor, según detalló durante su presentación Ikuo Maeda, jefe de diseño de Mazda.

Estará disponible en dos carrocerías, hatchback o compacta, con un enfoque más deportivo, en la que el rasgo estético dominante es un pilar C inusualmente ancho y la ausencia de líneas de carácter; y sedán o cuatro puertas, de línea más elegante. La primera, la preferida por los compradores españoles, será la que primero debute en nuestro país, a dónde llegará a finales de febrero, mientras que la segunda no lo hará hasta finales de junio. Su precio de partida será de 23.415 euros.

Ambas incorporan la nueva generación de tecnologías estructurales Skyactiv, que engloba desde los asientos (pensados para ofrecer una postura de conducción natural) hasta la carrocería, formada ahora por estructuras anulares multidireccionales. Además, se multiplica por 10 la utilización de acero de ultra alta resistencia en la carrocería, del 3 al 30% del total. El equipamiento de seguridad se completará con un nuevo airbag de rodilla y una nueva estructura interna del capó diseñada para minimizar los posibles daños a peatones.

Lo más innovador del nuevo Mazda3 se esconde bajo el capó. En una época en la que el motor de combustión está en entredicho, Mazda equipará a su nuevo compacto con el nuevo propulsor Skyactiv-X. Se trata de un motor de gasolina de rendimiento mejorado capaz, según Mazda, de igualar los consumos de un diésel de potencia equiparable. Lo hará gracias a una ignición por compresión controlada por chispa, de forma similar a la que se produce en los motores de gasóleo, que permite un control escalonado de su rendimiento. Se comercializará unos meses después que las versiones de combustión tradicionales, que llegarán en el primer trimestre del año a España.

La eficiencia del Skyactiv-X se verá además incrementada por un nuevo sistema de hibridación ligera inteligente Mazda Hybrid, que también equipará el propulsor de gasolina convencional del nuevo Mazda3: un 2.0 Skyactiv-G de 122CV. Este sistema sustituye el condensador por una batería de iones de litio de 24V, que permite reducir el consumo entre un 8 y un 9% y podría permitir lucir la etiqueta ECO sobre el salpicadero. Según Mazda, funciona durante la conducción a vela, a bajas velocidades y en comunión con el sistema de corte de ralentí i-Stop. La batería también permite reinterpretar el sistema de frenado regenerativo i-Eloop, logrando una mayor regeneración de la energía cinética. La oferta mecánica se completará con un diésel 1.8 Skyactiv-D de 116CV de inyección multietapa a alta presión, que no contará con hibridación.

El comportamiento dinámico se verá mejorado asimismo gracias al sistema G-Vectoring Control Plus. Mediante la gestión de los frenos, facilitará maniobras de esquiva a altas velocidades o sobre firmes deslizantes. Adicionalmente, este sistema trabajará de forma conjunta en las versiones equipadas con tracción total, para lograr un mejor reparto del par entre los ejes.

En el habitáculo el nuevo Mazda 3 presenta unos materiales de calidad y unos remates muy cuidados. La palanca de cambios -manual o automática, en ambos casos con seis relaciones- se sitúa ahora en una posición más alta, y ligeramente más adelantada. El cuadro de instrumentación incorpora una nueva pantalla de siete pulgadas, aunque mantiene las esferas físicas.

Al infoentretenimiento se accede a través de una pantalla de 8,8 pulgadas ubicada en el salpicadero, controlada mediante una versión mejorada del conmutador HMI de Mazda, situado en el árbol central. Estrena además un nuevo navegador con tecnología de Panasonic, y un manual digital que se compenetra con los avisos del sistema para ofrecer soluciones a posibles avisos técnicos. El sistema es compatible con Android Auto e iOs Car Play.

Según Mazda, también se ha trabajado intensivamente en reducir la rumorosidad percibida. Para ello, se han analizado y suprimido potenciales fuentes de ruido, y se ha instalado una estructura de doble panel entre la carrocería y la moqueta del suelo. Asimismo, se han mejorado las cualidades de absorción de vibraciones del techo y de las alfombrillas, y se ha mejorado la rigidez de la suspensión, siendo la suspensión trasera ahora una barra de torsión.

Como opción, podrá contar con tracción total conectable automáticamente.

En el plano tecnológico, el nuevo Mazda3 ofrece un nuevo sistema de asistencia en atascos que actúa sobre el acelerador, el freno y la dirección, denominado CTS. También incorporará una Alerta de tráfico delantera, que suple potenciales faltas de visibilidad en intersecciones gracias a varios radares frontales.

Además monitorizará gracias a una cámara y a un LED infrarrojo el nivel de cansancio del conductor, y emitirá avisos sonoros en caso de que detecte que está fatigado. Asimismo, incorporará de serie un Head-up display con proyección sobre el parabrisas y sensor de aparcamiento trasero, además de luces LED en el frontal y en la zaga.