KIA

Niro Enchufable: un auténtico coche para todo uso

Gracias a una autonomía eléctrica de 55 km podemos acceder a las zonas «cero emisiones» de las ciudades

Actualizado:

La «guerra al diésel» ha provocado que los conductores busquen alternativas de movilidad lo más versátiles posibles. Es decir, que a la hora de plantearse la compra de un vehículo huevo se hace necesario tener acceso al centro de las ciudades, cada vez más restringido a los coches de combustión tradicionales, y que al mismo tiempo podamos realizar viajes de media y larga distancia sin problemas de autonomía o de elevado consumo.

Una de las posibilidades es la de adquirir un híbrido enchufable, con el que tendremos la etiqueta «cero» de la DGT (siempre que supere los 50 km de autonomía en modo eléctrico), y nos evita los problemas de quedarnos sin electricidad si emprendemos un viaje, tal y como sucede con los eléctricos puros.

Para comprobar si son ciertas todas estas ventajas en esta ocasión hemos probado el Kia Niro Híbrido Enchufable, un vehículo que está a la venta en España desde noviembre de 2017 (desde poco más de 30.000 euros de precio sin aplicar descuentos), y que combina un motor GDI (inyección directa de gasolina) de 1,6 l con una batería de alta capacidad, con 8,9kWh. Es cierto que el precio supera casi en 8.000 euros a su hermano híbrido convencional, pero esta inversión nos garantiza poder recorrer un interesante número de kilómetros en modo completamente eléctrico, lo que supone un ahorro si aprovechamos la tarifa nocturna y nuestros desplazamientos diarios habituales en ciudad no superan los 50 km de media. Además esa distancia en modo eléctrico es la que nos permite la preciada etiqueta «eco» con la que, por ejemplo, podemos acceder a Madrid Central, aparcar en las zonas SER de forma gratuita, y circular sin problemas ante cualquier escenario de restricciones por contaminación. Se trata simplemente de «hacer números» y comprobar si nos sale rentable.

En cualquier caso, el Niro enchufable se mueve mediante un nuevo sistema de propulsión en el que destaca una batería de polímero de litio con 8,9 kWh, que consigue un importante incremento desde los 1,56 kWh del crossover híbrido de Kia. La nueva batería está emparejada con un motor eléctrico más potente, de 44,5 kW, un aumento de potencia del 40% sobre el de 32 kW de la versión híbrida estándar.

La batería y el motor eléctrico del Niro se combinan con un motor Kappa GDI de cuatro cilindros y 1,6 l, que produce 105 CV. Su combinación nos permite una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,8 s (0,7 s más rápido que el Niro estándar).

El coche cuenta con una caja de cambios de seis velocidades con doble embrague (6DCT), que además nos permite realizar cambios manuales. Está combinada con un dispositivo eléctrico instalado en la transmisión (Transmission-Mounted Electric Device TMED). De esta forma, toda la potencia de los motores térmico y eléctrico se transfiere en paralelo a la caja de cambios, con una pérdida mínima de energía.

La batería de alta capacidad del Niro Híbrido Enchufable está ubicada bajo el suelo del asiento trasero y éste cuenta con un maletero de 324 l (VDA) de capacidad.

En nuestra prueba realizamos tanto recorridos urbanos, en los que el aprovechamiento de la batería es casi de sobresaliente, y también recorridos por autopista y carretera (más de 600 km). En el primero de los casos, destaca la rapidez con la que podemos recuperar la carga de la batería en un enchufe «normal». En nuestro caso, en tan solo seis horas prácticamente conseguimos el tope de carga, por lo que en el día a día pudimos movernos sin problemas en modo eléctrico puro (nuestra media para desplazarnos del domicilio al trabajo es de unos 30 km).

En el caso de la conducción por autopista y carretera realmente nos llevamos una sorpresa muy agradable, ya que no hay que despreciar que el coche está lastrado por el peso de la batería, por lo que normalmente los coches híbridos aumentan notablemente su consumo en este tipo de trayectos. Pues bien, nuestra media no superó los 4,8 l/100 km, lo que casi podríamos calificar de «sobresaliente». Es cierto que su comportamiento, sobre todo a la hora de subir un puerto, no es precisamente el de un deportivo. Pero en ningún caso el Niro se mostró perezoso y pudimos mantener una buena media de velocidad, siempre dentro de los límites legales.

Además es un coche cómodo y con espacio suficiente para cuatro o cinco personas con sus maletas. En el interior los plásticos es cierto que podrían tener un mejor aspecto (es cuestión de gustos), pero no se aprecian desajustes ni molestos ruidos. La instrumentación consiste en una pantalla TFT de 4,2" que muestra información como el estado de carga de la batería, así como las sugerencias para realizar una conducción más eficiente.

El salpicadero está equipado con el más reciente sistema de navegación e infoentretenimiento de Kia, con una pantalla táctil de 7" u 8", configurada en la versión híbrida enchufable para mostrar la autonomía en modo eléctrico y la localización de los puntos de carga más próximos. El sistema multimedia proporciona a los usuarios la máxima integración con smartphone mediante Android Auto y Apple CarPlay.

Como conclusión, es un coche que presenta un muy correcto comportamiento en todo momento y uso, y abre las puertas a la futura electrificación del automóvil a la que parece que estamos destinados. Una buena opción de compra siempre que dispongamos de un presupuesto de más de 30.000 euros y, por supuesto, un punto de recarga accesible.