Mercedes Clase E 300 de: híbrido diésel con etiqueta «Cero» para urbanitas viajeros

Más de 50 kilómetros en modo eléctrico y un consumo medio de tres litros a los 100 km

MADRIDActualizado:

El Mercedes «Clase E 300 de» , el híbrido enchufable de última generación de la marca alemana, es la respuesta a los que buscan un vehículo para viajar y moverse por la ciudad sin preocuparse de las restricciones por contaminación. Y es que este modelo tiene el distintivo «Cero» de la DGT porque es capaz de circular más de 50 kilómetros en modo eléctrico –a final de año llegará el GLE híbrido enchufable que ofrecerá 100 km en modo eléctrico–, gracias a su motor eléctrico de 90 kW que entrega 122 CV de potencia, lo que unido al motor de diésel de 194 CV hace que el vehículo consiga una potencia combinada de 306 CV. Una potencia que hace pensar en consumos elevados, pero que como hemos podido comprobar durante una prueba de más de 200 kilómetros en un trazado mixto (urbano, autovía y carretera de montaña) apenas supera los tres litros a los 100 km.

Conducción eficiente

Para conseguir una conducción eficiente, el Mercedes-Benz «Clase E 300 de» ofrece la posibilidad de elegir entre cuatro sistemas de propulsión cuando se circula en los modos Comfort o ECO. Con el sistema «Hybrid» es el coche el que elige la propulsión, el «E-Mode» es para la conducción en modo 100% eléctrico, la «E-Save» tira del motor de combustión y la «Charge» recarga la batería.

Gracias al cargador de a bordo con una potencia de 7,4 kW, la batería puede cargarse en 1,5 horas por conexión a una Wallbox si se aprovecha la potencia máxima. Si se utiliza una toma de corriente doméstica convencional es suficiente con un periodo de carga de unas cinco horas.

Durante la conducción, cuando estamos en el sistema híbrido, el vehículo evalúa datos de todos los sistemas de asistencia a la conducción, como sensores de radar, cámara y sistema de navegación y es capaz de asumir un estilo de conducción anticipativo. También tiene en cuenta la topografía de la ruta y el tráfico para calcular el momento en que el conductor debe levantar el pie del acelerador (con el fin de aprovechar la inercia para cargar la batería), cuándo y con qué frecuencia debe cambiarse de relación para ahorrar combustible y aumentar la autonomía de la propulsión eléctrica.

Exteriormente es igual que un Clase E, con el enchufe de recarga colocado en el parachoques trasero. Solo se diferencia en el maletero, que en el «300 de» es más reducido por culpa de la batería. Disponible desde 66.000 euros.