Mercedes-Benz Concept GLB: robustez «todoterreno» y amplio para siete personas

Equipa el motor de gasolina de cuatro cilindros M 260 en combinación con un cambio de doble embrague 8G-DCT con una potencia máxima que asciende a 224 CV

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Mercedes-Benz Concept GLB se desmarca de la masa de SUV compactos por sus poderosas proporciones. La conformación nítida de la carrocería, con amplias superficies, reducción de aristas y juntas precisas, destila dominio y modernidad. El frontal erguido con los llamativos faros Multibeam LED acredita el código genético todoterreno, al igual que los voladizos cortos delante y detrás. La batalla larga y el funcional habitáculo son la clave de la generosa oferta de espacio, con plazas de asiento para un máximo de siete personas.

Los hombros musculosos y turgentes del vehículo son el rasgo dominante de la vista lateral, reforzado por el trazo ascendente de la línea de cintura. Las puertas prolongadas hacia abajo aumentan el confort de los pasajeros al subir y bajar del vehículo y evitan que se ensucien los umbrales. Los revestimientos que envuelven y protegen los pasarruedas aportan estructura a las proporciones de la carrocería y subrayan su carácter de todoterreno. También las barras longitudinales para el techo de color negro, que acaban en forma de arco delante y detrás. Y en la parte posterior se ha montado de forma fija una caja portaequipajes de techo.

El prototipo ostenta un muestrario de llamativos elementos adicionales que refuerzan su carácter robusto. Por ejemplo, las dos viseras que nacen del marco del techo delante y detrás. En ellas se integran faros LED para iluminación del entorno y como ayuda para la orientación al conducir por terrenos sin pavimentar.

Habitáculo espacioso con acabado artesanal

El diseño interior del Concept GLB asume el canon estético de los nuevos modelos compactos de Mercedes-Benz. No obstante, como corresponde a un showcar y SUV, cuenta con una tapicería específica de cuero y elementos de adorno especiales. Una tercera fila de asientos con dos plazas individuales adicionales celebra su estreno en la gama de turismos compactos del fabricante. Si no se necesitan estos asientos, pueden escamotearse en el piso de carga, ampliando así el maletero. Son mucho más que meros asientos auxiliares, ya que ofrecen un confort razonable a personas de estatura mediana.

El respaldo de la fila intermedia de asientos está dividido en tres secciones en relación 40:20:40, y puede abatirse para configurar una superficie de carga plana. La banqueta de este asiento está dividida en dos elementos en relación 40:60. La segunda fila de asientos puede desplazarse hasta 140 mm en dirección longitudinal (90 mm hacia delante para ampliar el maletero o el espacio reposapiés de los ocupantes de los asientos de la tercera fila, 50 mm hacia detrás si se desea que los ocupantes de la segunda fila dispongan de mayor espacio en una configuración de cinco asientos).

Otra posibilidad para adaptar el habitáculo en función de la demanda de espacio y de confort es el ajuste de la inclinación del respaldo de la segunda fila de asientos con ocho puntos de encastre.

Con el fin de facilitar el acceso a la tercera fila de asientos se ha implementado una función Easy-Entry en la segunda fila. Si se acciona el asidero de desbloqueo situado en la parte lateral superior del respaldo, se abate el respaldo hacia delante y es posible desplazar el asiento completo en esa misma dirección. En los asientos de la segunda y la tercera fila se han previsto en total cuatro puntos de fijación para asientos infantiles.

224 CV y tracción integral 4MATIC

El Concept GLB equipa el motor de gasolina de cuatro cilindros M 260 en combinación con un cambio de doble embrague 8G-DCT. La potencia máxima asciende a 224 CV, y el par motor máximo, a 350 Nm.

El Concept GLB está equipado con el sistema de tracción integral permanente 4MATIC con distribución completamente variable del par. El sistema de tracción integral con dimensionamiento deportivo ofrece al conductor la posibilidad de influir en la característica del sistema 4MATIC accionando el interruptor Dynamic Select. Durante la conducción, en el modo de carretera se elige para el programa de conducción «Eco/Comfort» una distribución de 80:20 entre el eje delantero y el eje trasero. En el modo «Sport», esta relación es de 70:30. En el modo para todoterreno, en cambio, el embrague de discos de la tracción integral asume la función de un bloqueo longitudinal, y la distribución básica de la fuerza es equilibrada, 50:50.

Entre los componentes de la tracción integral 4MATIC figuran la salida de fuerza para el eje trasero, integrada en el cambio automatizado de doble embrague, y el engranaje del eje trasero con embrague de discos integrado. El accionamiento es electromecánico. Un motor eléctrico ejerce una fuerza axial sobre el paquete de discos a través de un engranaje de ruedas dentadas rectas y una rampa de bolas, abriendo o cerrando así el embrague de discos. El diferencial del eje trasero compensa las diferencias en el recorrido y el número de revoluciones de las ruedas traseras. Las principales ventajas de esta regulación son su actuación independiente del régimen de giro en todo el margen de ajuste, el control piloto del embrague ya a vehículo parado y el mayor rendimiento gracias a su concepción con rampa de bolas.