BMW Z4: Más maletero, más tamaño y más tecnología

Se comercializa en tres motorizaciones de 197, 258 y 340 CV, todas ellas con cambio automático de ocho relaciones, con unos precios de 48.900, 56.300 y 70.750 euros

SalamancaActualizado:

BMW mantienen su larga tradición de modelos descapotables que ahora completa con el Z4 roadster. Una tradición que arrancaba en 1989 con el Z1, modelo del que se vendieron 8.000 unidades en dos años. Desde entonces hasta la fecha han visto la luz distintos modelos (Z3, Z8 y Z4) y a lo largo de estos treinta años de vida se han matriculado cerca de 300.000 unidades.

Los cabrios de la marca alemana siempre rompían con la tradición respecto a las versiones SUV o las berlinas. Una tradición que mantiene también la tercera generación del Z4 y que se nota especialmente en la parrilla frontal, que en el caso del Z4 tiene forma de malla en lugar de ser la rejilla de los modelos clásicos.

En el frontal, además de la parrilla, llaman la atención los faros dobles, que en esta versión están colocados uno sobre el otro en lugar de estar alineados. Además, la anchura de esta nueva versión es más ancha que la anterior, lo que transmite sensación de aplomo, que se acentúa aún más en la vista lateral (4,324 metros, 8,5 centímetros mayor que la anterior generación.

Esto, unido a las llantas de 17 pulgadas (opcionalmente se pueden montar otras de 18), el reparto de pesos al 50% entre los dos ejes y el centro de gravedad bajo convierte al Z4 en un aliado para trazar las curvas más reviradas a las que te puedas encontrar en el camino, como pudimos comprobar por carreteras salmantinas.

Uno de los grandes handicaps a los que se enfrentan tradicionalmente los modelos cabrio es la poca capacidad de su maletero. Un problema que viene derivado de que el techo retráctil suele ocupar prácticamente el 50% del mismo. Sin embargo, en el caso del Z4, se ha conseguido un volumen para las maletas sea más que aceptable para un vehículo de la estas características, 281 litros en los que entran de forma más que holgada hasta tres maletas de tamaño cabina. Además, el techo retráctil se pliega en tan solo 10 segundos y se puede hacer en marcha siempre que circules por debajo de los 50 km/h.

En el interior destacan los materiales de lujo en los asientos y en el salpicadero. El aprovechamiento del espacio está optimizado al máximo. Destaca el nuevo reposabrazos central en el que se pueden colocar vasos sin que molesten al conductor.

La carga tecnológica incluye lo ultimo en seguridad, con un paquete de ayudas muy completo que vienen de serie. Incorpora también la llave digital o la apertura a través del móvil.

Para los amantes de la velocidad, la versión MSport incorpora prestaciones exclusivas que convierten al cabrio de BMW en un modelo ideal para los circuitos gracias a su motor de seis cilindros que entregan 340 CV de potencia, lo que hace que tenga una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 4,5 segundos.

Se comercializa en tres motorizaciones de 197, 258 y 340 CV, todas ellas con cambio automático de ocho relaciones, con unos precios de 48.900, 56.300 y 70.750 euros, respectivamente.