SALÓN DE FRANKFURTLand Rover Defender: El renacer de una leyenda

Mantiene la esencia todoterreno adaptada al siglo XXI con motores eficientes

José Ramón Alonso
FrankfurtActualizado:

Land Rover resucita el legendario Defender cuatro años después de dejar de producirlo y lo hace con una versión actualizada a las exigencias del Siglo XXI, pero conservando la esencia aventurera que dio origen a la marca en 1948. El nuevo Defender es un vehículo robusto, pensado para moverse por con garantías sobre cualquier tipo de terreno. Sus líneas muestran una versión moderna del modelo de la última generación y se asocia fácilmente al espíritu aventurero que ha definido a Land Rover desde hace más de 70 años.

Así se presentó el nuevo Defender

El nuevo Defender estará disponible con dos longitudes de carrocería, la 110 (4,758 metros) y la 90 (4,323 metros), esta última llegará al mercado a finales del 2020. La carrocería más corta tiene una configuración de hasta seis plazas y la larga ofrecerá la opción de cinco, seis o 5+2 asientos.

La gama incluye tres tipos de acabados: First Edition, Defender X (la más alta de la gama) y la versión estándar. Además, los clientes podrán personalizar sus vehículos con cuatro paquetes de accesorios: Explorer, Adventure, Country y Urban.

Viene con una amplia selección de motores, entre las que se incluyen tecnologías de vehículo eléctrico híbrido enchufable (PHEV), que llegará el próximo año, y la de Mild Hybrid Electric Vehicle (MHEV), así como una gama de motores Ingenium de gasolina y diésel.

En el momento del lanzamiento, las opciones diésel son los motores D200 o D240 de cuatro cilindros con tecnología de turbocompresores dobles secuenciales que consiguen un par de 430 Nm. El modelo D200 tiene un consumo de 7,6 litros a los 100 km y puede pasar de 0 a 100 km/h en 10,3 segundos, mientras que el D240 iguala la eficiencia de los 200 CV y pasa de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos. Ambos ofrecen unas cifras bajas de emisiones de CO2, con 199 g/km (equivalente NEDC) homologados.

En cuanto a las opciones de gasolina, es posible elegir entre el motor P300 turbo de cuatro cilindros y el MHEV P400 de seis cilindros. El de 300 CV utiliza un turbocompresor de doble embrague. Con este sistema pasa de 0 a 100 km/h en 8,1 segundos y genera unas emisiones de CO2 de tan solo 227 g/km.

El motor MHEV, que permite que el vehículo luzca la etiqueta ECO, aprovecha la energía que se pierde en la deceleración y la redistribuye para optimizar la eficiencia. El motor de gasolina Ingenium de seis cilindros en línea incluye un turbocompresor de doble entrada convencional y un sobrealimentador eléctrico de 48 voltios, así como un generador de arranque, integrado en el sistema en vez del alternador convencional, para apoyar al motor de gasolina y permitir a la vez a una batería de iones de litio de 48 voltios a almacenar la energía que se regenera mientras el vehículo reduce la velocidad. Esta avanzada apuesta tecnológica se combina para que el coche tenga 400 CV, pase de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos, consuma 9,6 litros a los 100 km y genere unas emisiones de CO2 de 220 g/km (equivalente NEDC).

Todas las opciones incorporan a una caja de cambios automática ZF de ocho velocidades, así como a un sistema de reductora para obtener marchas cortas, algo básico para remolcar o conducir en situaciones todoterreno que precisan un mayor control y fuerza.

Exteriormente el nuevo Defender es muy reconocible gracias a su distintiva silueta. Los diseñadores han reinterpretado las señas de identidad del Defender para el siglo XXI. Mantiene las pequeñas ventanas alpinas en el techo, el portón trasero con bisagras laterales y la rueda de repuesto instalada en el exterior, que siempre ha caracterizado al modelo original.

La personalidad minimalista del Defender original se conserva en el interior, donde los elementos estructurales y las sujeciones, que suelen estar ocultos, se dejan a la vista para aumentar la sensación de sencillez y funcionalidad. Una de las características innovadoras es el cambio de marchas en el salpicadero que posibilita la instalación del asiento auxiliar central opcional en la parte delantera para crear una fila de tres asientos, como en los primeros modelos de Land Rover.

En el caso del Defender 110 ofrece configuraciones de cinco, seis o 5+2 plazas con un espacio de carga detrás de la segunda fila de hasta 1.075 litros y hasta 2.380 litros cuando la segunda fila está plegada. El Defender 90 se ha diseñado con seis plazas y la longitud de un vehículo compacto de cinco puertas.

La arquitectura funcional D7x de Land Rover (la "x" es un guiño a "extremo") se basa en las construcciones monocasco de aluminio ligero para crear la carrocería más rígida de Land Rover fabricada hasta el momento. Es tres veces más rígida que los diseños tradicionales de carrocería sobre bastidor, sirve como base para la suspensión neumática o helicoidal totalmente independiente, y posibilita la incorporación de los motores electrificados más novedosos.

El nuevo Defender ha superado más de 62.000 pruebas antes de dar por finalizada la fase de desarrollo, mientras que la arquitectura de la carrocería y el chasis se ha diseñado para soportar la prueba de fenómenos extremos de Land Rover, que consiste en someter al vehículo a impactos repetidos y mantenidos, por lo que va más allá de los estándares habituales para SUV y turismos.

Durante las pruebas de desarrollo, los prototipos han recorrido millones de kilómetros en algunos de los entornos más duros del planeta: desde los 50 °C del desierto hasta los -40 °C del Ártico, pasando por los 10.000 pies de altitud de las Montañas Rocosas de Colorado.

Prestaciones

El abanico de prestaciones del nuevo Defender marca la diferencia. La tracción permanente a las cuatro ruedas, la caja de cambios automática de ocho velocidades, el diferencial central y el bloqueo del diferencial trasero activo opcional garantizan que cuenta con todos los componentes mecánicos necesarios para conducir con seguridad sobre cualquier terreno.

La nueva arquitectura de la carrocería ofrece una altura al suelo de 291 mm y una geometría todoterreno en la versión 110 con unos ángulos de ataque, ventral y salida de 38, 28 y 40 grados (cotas todoterreno), respectivamente. La profundidad de vadeo máxima de 90 cm se combina con el nuevo programa Wade del sistema Terrain Response 2 para garantizar que los conductores puedan vadear aguas profundas con total confianza. Incorpora también la tecnología ClearSight Ground View (Capó Transparente) de Land Rover que muestra en la pantalla central la zona que está oculta bajo el coche para facilitar al conductor moverse por terrenos complicados.

Tecnología del siglo XXI

El nuevo Defender incorpora en primicia el nuevo sistema de infoentretenimiento Pivi Pro de Land Rover. La pantalla táctil de nueva generación es intuitiva y fácil de usar. Incluye la tecnología por software inalámbrico (SOTA) gracias a 14 módulos individuales que pueden recibir actualizaciones remotas. Al descargar los datos mientras los clientes duermen, el nuevo Defender mejora con el paso del tiempo, puesto que las actualizaciones electrónicas llegan al vehículo inmediatamente.

Personalización integral

Los clientes podrán montar un film protector satinado para alargar la vida de la pintura exterior aún más. La capa sostenible, totalmente reciclable y sin disolventes ayuda a evitar contratiempos: desde arañazos al aparcar hasta rozaduras de arbustos. Estará disponible como opción de fábrica para los colores Indus Silver, Gondwana Stone y Pangea Green y ayudará a conseguir un acabado moderno y exclusivo al tiempo que protege la pintura del nuevo Defender.