La presentación del Carmen en el Salón de Ginebra
La presentación del Carmen en el Salón de Ginebra - ABC
Salón de Ginebra

Hispano Suiza Carmen, el superderportivo de 1,5 millones de euros que resucita a la marca española

La emblemática fábrica de la cigüeña resurge con un coche del que solo se fabricarán 19 unicades

Actualizado:

Hispano Suiza vuelve al mercado y lo hace de manera sobresaliente, con un coche 100% eléctrico, 100% deportivo… y 100% español. La marca de la cigüeña presentó en Ginebra su esperado Carmen, la apuesta con la que pretende resurgir de sus cenizas como si de un ave fénix se tratara. Es la materialización de un sueño, el de Miguel Suqué, presidente de la compañía, quien quería plasmar en un vehículo la elegancia y la singularidad de su madre, Carmen Mateu, que falleció el año pasado con la esperanza de volver a ver después de tanto tiempo un Hispano Suiza en las calles.

El resultado no ha sido un coche, sino una obra de arte hecha a mano de forma meticulosa. Diseñado, desarrollado y fabricado en Barcelona con el 80 por ciento de proveedores españoles, es un gran turismo de superlujo completamente eléctrico que combina la inspiración del diseño clásico con un chasis monocasco de fibra de carbono y un motor de última generación. Es una propuesta única y un tributo perfecto a la emblemática marca.

Es un modelo de producción propia y no habrá dos iguales, ya que el diseño será a gusto del consumidor en cada una de las 19 unidades de Carmen que habrá en el mercado. Eso sí, ninguno perderá la línea que caracteriza al modelo: el regreso a los orígenes y su similitud con el Hispano Suiza H6C Dubonnet Xenia de 1938, del que solo se fabricó un ejemplar.

El estilo es provocativo y reconocible al instante, con un frontal dominado por una rejilla trapezoidal que recuerda a coches de los años 20 y 30 y rematado por las palabras «Hispano Suiza» junto al nuevo logotipo de la marca. La cigüeña pierde su presencia en la parte delantera y pasa a ganarse un sitio junto a las puertas. En la parte trasera destacan las ruedas cubiertas y el nombre del modelo, a modo de rúbrica, con la firma original de Carmen Mateu.

Clásico y moderno

El interior es una combinación de la tecnología moderna y el diseño clásico, con continuas referencias a la historia de Hispano Suiza que se perciben nada más abrir las puertas de tijera. La marca pretende que Carmen se convierta en una gran experiencia para el conductor y por eso cada diseño será personalizado, pero siempre partirá de una base. La idea inicial es recubrir de piel y alcántara los asientos de fibra de carbono, regulables eléctricamente y calefactables, además de los paneles de las puertas y el revestimiento del techo.

El salpicadero refleja las características de los predecesores al Carmen, con un estilo tradicional con chapas de madera y aluminio rematadas con interruptores de palanca, y, en el centro del tablero, la esfera de un reloj con mecanismo suizo y diseño español que recuerda a los que había en los primeros coches de la marca. Del mismo modo, la palanca de cambios triangular es una referencia al triángulo de acero art decó que aparece en los modelos históricos. Un diseño claramente retrospectivo que contrasta con la tecnología empleada para ofrecer la mayor comodidad posible: luz LED ambiental, controles multimedia en el volante y una pantalla táctil de alta definición de 10 pulgadas, entre otras.

Lo que está claro es que quien consiga ponerse al volante de este Hispano Suiza (quien pueda pagar 1,5 millones de euros) tendrá en sus manos un coche único, además de disponer de 1.019 CV en los pedales y poder superar los 250 km/h y ponerse a cien en menos de tres segundos. Eso sí, no será hasta junio de 2020 cuando pueda disfrutarlo y cuando el sueño de Carmen Mateu se materialice por fin.