Renault

Clio 2019: evolución exterior, revolución interior

La quinta generación del superventas galo se actualiza con sutiles cambios en el exterior pero con una profunda renovación dentro del habitáculo, donde la calidad percibida ha dado un salto de gigante. También incorpora los últimos avances en materia de asistencia a la conducción, y estrenará la nueva motorización híbrida E-Tech

París / GinebraActualizado:

El Renault Clio ha sido protagonista de un fenómeno poco habitual: en lugar de quedar desfasado y perder compradores, cada año se ha vendido mejor, con récord de comercializaciones en su último año. Conscientes del éxito de su estética, los diseñadores del grupo galo han optado por mantenerla con ligeros retoques, centrándose en renovar en profundidad sus puntos débiles.

El resultado es que la quinta generación del popular urbano puede llevar a equívoco a primera vista, en la que únicamente se aprecian ligeras modificaciones estéticas: en los faros –ahora de LED y en forma de C, como en el resto de la gama–, en el capó (con nuevas nervaduras), en los laterales (donde hay nuevas líneas de fuerza bajo los retrovisores, y nuevos remates bajo las puertas) y en la zaga (algo más baja y con nuevos diseños para los faros y el guardabarros). Sin embargo, un examen más detallado, como el que hemos podido llevar a cabo junto a un pequeño grupo de medios antes de su presentación oficial en el Salón de Ginebra, revela los profundos cambios que ha sufrido.

«En el exterior hay una evolución y en el interior hay una revolución y una gran innovación tecnológica», explica Laurence Bechon, responsable del proyecto del nuevo Clio, que resalta que está plenamente capacitado «para adentrarse en la nueva era eléctrica, autónoma y conectada».

Más allá de lo evidente, el modelo estrena una plataforma totalmente nueva, la CMF-B, que compartirá con otros modelos de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, como el futuro Captur. Esta base ofrece una arquitectura totalmente nueva, preparada para la electrificación, algo que sucederá en 2020 con la incorporación del motor híbrido E-Tech, que será hasta un 40 por ciento más eficiente que un gasolina durante la conducción urbana y que irá asociado a una bateria de 1,2 kWh y a un propulsor gasolina 1.6 de cuatro cilindros. El nuevo Clio será así el primero de los 12 modelos electrificados que Renault lanzará hasta 2022.

Asimismo, el nuevo Clio es más eficiente con sus motorizaciones convencionales (por ahora, diésel 1.5 blue dCi de 85 y 115CV, y gasolina 1.0 SCe de 65 y 75CV, y TCe y GLP de 100CV, con opciones de cambio manual de cinco y seis velocidades, variador continuo X-Tronic o automática EDC7) gracias a sus dimensiones, ya que ahora es 14 milímetros más corto, 30 milímetros más bajo, y más aerodinámico (con un coeficiente de 0,640). Unas nuevas medidas que no penalizan a su habitabilidad, gracias al radical cambio en diseño del interior: solo el rediseño de los asientos, más delgados, permite a los pasajeros de las plazas traseras ganar 25 milímetros a la altura de las rodillas. El maletero, por su parte, se sitúa en los 391 litros, con 26 litros de almacenamiento extra en el habitáculo.

Lo que salta a la vista es el intenso trabajo realizado en el interior, donde las calidades han mejorado notablemente, así como la presencia y tacto de los materiales. Lo primero que destaca en las versiones más equipadas es la inmensa pantalla multimedia de 9,3 pulgadas (de 7 en otras opciones) sobreelevada en el centro del salpicadero, orientada hacia el conductor y ligeramente curva. De alta calidad de visualización, da acceso al nuevo sistema multimedia Easy Link.

Mucho mas fluido que el actual R Link, su manejo es sencillo, y además de ser compatible con Apple Car Play y Android Auto, está permanentemente actualizado gracias a su conexión a internet a traves de red de Orange (gratis durante tres años). «Su manejo es idéntico al de un smartphone», detalla Pierrre Loriette, responsable de conectividad, que compara sus dimensiones y configuración con las de un iPad.

Asimismo, el sistema emplea Tom Tom para la navegación y Google Search para las búsquedas, lo que permite encontrar direcciones de forma idéntica a Google Maps. La información de navegación se muestra también en el cuadro de instrumentación, donde los relojes tradicionales han dado paso a un «digital cockpit» de siete o diez pulgadas. Frente a él se sitúa un volante rediseñado, mucho más liviano y deportivo. Bajo la pantalla central se ubican los mandos del climatizador, y junto a ellos, una botonera de tipo «piano».

El efecto general es también de mayor elegancia y deportividad, reforzado por las bandas LED en las puertas y junto a la palanca de transmisión, cuya posición es ahora más elevada y cuyo manejo es más confortable; y tiras de color en las salidas de aire o junto a la transmisión. Igualmente, la reducción de tamaño del salpicadero (ahora con forma de ola desde una vista cenital) y la desaparición del freno de estacionamiento (es eléctrico) permite ganar espacio en las plazas delanteras.

Para quienes quieran acentuar el aspecto deportivo, estará disponible un acabado R. S. Line asociado a toda la gama de motores –salvo los menos potentes– con llantas personalizadas y detalles propios, cromados y asientos rediseñados, y un diseño alternativo de la moldura de las luces antiniebla.

El salto tecnológico se refuerza por la incorporación de un amplio catálogo de asistentes y ayudas a la conducción. De serie el nuevo Clio incorpora frenadda autónoma de emergencia, reconocimiento de señales de tráfico, mantenimiento de carril y avisador de ángulo muerto. Un catálogo que puede completarse con una cámara de visión en 360 grados, asistente de aparcamiento o el denominado «highway and traffic jam companion», que combina el control de crucero adaptativo con parada y arranque y el mantenimiento de carril con otros sistemas para ofrecer conduccion semiautónoma en situaciones de embotellamiento en autovia.

El apartado de servicios conectados se remata con la aplicación «My Renault», que permite, entre otras funcionalidades, la apertura y cierre a distancia del vehículo.