NOVEDADES

BMW X4: un atleta para todos los terrenos

La segunda generación llega a los concesionarios con un precio que parte de los 53.500 euros

ZARAGOZAActualizado:

La familia X de BMW no para de crecer en este 2018. Tras la llegada del X2 la pasada primavera, hace ahora su presentación la segunda generación del X4, antesala dela cuarta generación del X5 que debutará a partir de otoño y del X7 que será una de las grandes novedades de 2019. Una familia que nacía en 1999, desde entonces hasta ahora se han vendido 5.600.000 unidades, lo que representa el 32% del total de ventas de la marca en 2017 (un 2% más respecto al año anterior). En el mercado español, la familia X también ha tenido un magnífico comportamiento para BMW, se han vendido 161.000 unidades desde 1999 y representan el 38,2% de la cuota de mercado en 2017.

En este buen comportamiento en las ventas de los X de BMW, el nuevo X4, que nacía en 2014 y ahora llega su segunda versión, ha aportado a la marca 200.000 unidades matriculadas, de las que 7.757 han sido comercializadas en España.

“La segunda generación del X4 entremezcla una silueta dinámica con un uso claro y reducido de las formas”, destacaba el vicepresidente Adrian van Hooydonk en el momento de su presentación internacional. Lo cierto es que sus líneas exteriores transmiten la fuerza de un atleta, por la robustez de su frontal y la línea coupé que termina en un elegante alerón que se traduce en un coeficiente aerodinámico del 0.30 (un 10% menor a la versión anterior). Este “atleta”, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y alcanzar los 250 km/h, es la respuesta perfecta para familias jóvenes que buscan un vehículo urbano que responda las necesidades de ocio al aire libre.

Los nuevos X4 llegan con dos nuevas motorizaciones de seis cilindro, gasolina 40i de 354 CV y diésel 30d de 265 CV, que se unen a los de cuatros cilindros 20i de 184 CV (53.500 euros) y 30i de 252 CV (59.950 euros). En diésel, se ofrecen los cuatro cilindros 20d de 190 CV (desde 54.200 euros) y 25d de 231 CV (56.600 euros); y la versión Performance M40d de seis cilindros y 326 CV (74.700 euros).

Han crecido en motorizaciones y en tamaño, con 81 milímetros más de longitud respecto al modelo que sustituye, hasta los 4,75 metros. También ha crecido a lo ancho en 37 milímetros (hasta los 1,91 metros) y en batalla (54 milímetros, hasta los 2,86 metros); mientras que ha perdido 3 milímetros en altura, hasta los 1,61 metros. La caída de techo ha sido redefinida y el maletero, por su parte, ofrece "mayor versatilidad" con una capacidad hasta los 525 litros.

Reparte de forma equilibrada los pesos al 50 % entre los ejes delantero y trasero, lo que le aporta estabilidad en marcha, a lo que también contribuye la tracción integral xDrive, de serie en toda la gama, así como la transmisión automática Steptronic de ocho velocidades.

Otros elementos que incorpora este modelo son la dirección deportiva variable, el performance control, el accionamiento automático del portón trasero, sensor de lluvia, faros LED con contenido ampliado, control de distancia en aparcamiento delantero y trasero, y llantas de 18 pulgadas (de 20 pulgadas en los X4 M, que llevan de serie suspensión deportiva M), entre otros.

En materia de conectividad lleva los servicios ConnectedDrive y los remotos. En el interior, el salpicadero tiene un diseño orientado al conductor y monta asientos deportivos y paneles para las rodillas rediseñados, además de volante deportivo de cuero multifuncional.

Entre los sistemas de asistencia al conductor destacan el de aviso de accidente, de control de carril y dirección, de mantenimiento de carril con protección de colisión lateral activa.

Para la personalización del vehículo se ofrecen las líneas de equipamiento xLine, M Sport X y M Sport; así como una larga lista de opcionales como el chasis adaptativo, el volante calefactable, el control de crucero adaptativo con función Stop-Go, o las llantas de 19 pulgadas.