Opel

Astra 2020: Acento en la eficiencia

El compacto alemán estrena, entre otros avances, una parrilla activa para gestionar la refrigeración del radiador. Este sistema, clave para su aerodinámica, permite reducir el consumo hasta un 5% a velocidad sostenida

Fráncfort Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Veintiocho años han pasado desde que el Astra tomó el relevo del Kadett como compacto de referencia de Opel. La generación K, la quinta del modelo (la serie comenzó con el Kadett A en 1962, sucesor del Kadett 1 de 1936) se actualiza ahora, con una renovación centrada en mejorar la eficiencia e incrementar la tecnología embarcada.

El renovado Astra, a la venta a partir de noviembre desde 21.800 euros, incorpora ahora motores más ligeros, elaborados en aluminio. También más eficientes, gracias a la introducción de filtros de partículas en los modelos de gasolina (todos de geometría variable) y catalizadores selectivos en los diésel. Los segundos, además, están aditivados con AdBlue (urea). Los motores van asociados a una caja manual de seis velocidades; o a una automática CVT de 7 en el caso de los gasolina; o de doble embrague de 9 velocidades para los diésel.

Con la vista puesta en el restrictivo límite de emisiones de 2021, que prevé multas a los fabricantes con una media superior a los 95 gramos de CO2 por kilómetro, los ingenieros de Opel han realizado igualmente un gran esfuerzo en mejorar la aerodinámica del modelo. Ahora puede presumir de un coeficiente de penetración de 0,26, el mismo que tenía el emblemático Calibra. Para ello, además de reducir el peso del conjunto han optado por carenar los bajos y mejorar el diseño de los pasos de rueda, además de reducir la altura libre al suelo en hasta diez milímetros.

Sin grandes cambios estéticos, el avance más llamativo se circunscribe precisamente al ámbito aerodinámico. Se trata de la introducción de una parrilla activa para gestionar la refrigeración del radiador. Este sistema, clave para su aerodinámica, permite reducir el consumo hasta un 5% a velocidad sostenida, y logra reducir las emisiones de CO2 en dos gramos por kilómetro. Igualmente, permite mantener caliente el motor durante más tiempo tras estacionar, así como facilitar que alcance una temperatura óptima desde parado, especialmente en invierno. Todas estas actualizaciones han permitido reducir en hasta un 21% las emisiones del modelo.

Para no descuidar el enfoque dinámico del Astra, los ingenieros de Russelheim también han actualizado el chasis y lo han dotado de un nuevo conjunto de amortiguadores. Opcionalmente se podrá optar por un chasis con configuración Sport, con direción más directa, nuevos amortiguadores y una suspensión trasera de tipo timonería de Watt.

Para acceder al infoentretenimiento, incorpora una pantalla de hasta 8,0 pulgadas con navegación conectada -a través de una SIM embarcada necesaria para el obligatorio dispositivo de llamada autónoma de emergencia, o eCall-, compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto, así como un cargador inalámbrico para dispositivos móviles en opción. Igualmente, en opción, está disponible un panel de instrumentación digital.

El nuevo Astra estará disponible en tres niveles de equipamiento: básico, GS Line -con enfoque deportivo- y Ellegance (más refinado). En cuanto a los sistemas de asistencia a la conducción, el nuevo Astra ofrece control de crucero adaptativo, advertencia de colisión frontal (una nueva cámara frontal permite ahora el reconocimiento de peatones) con frenado automático de emergencia y un sistema de aparcamiento automático.

El catálogo se completa con los asientos ergonómicos certificados por AGR con función de ventilación y masaje y un portón trasero controlado por sensor en el Sports Tourer, además del sistema de iluminación inteligente antideslumbramientos IntelliLux y un parabrisas delantero calefactado.