Arona, Ibiza y León TGI: las alternativas más eficientes y económicas de Seat

Los modelos TGI, que cuentan con la etiqueta medioambiental ECO, incorporan tres depósitos de GNC, aumentando así su autonomía hasta unos 500 kilómetros en modo gas

ÁVILAActualizado:

En su búsqueda por ampliar las alternativas de movilidad sostenible y eficiente, Seat mantiene su fime apuesta por la tecnología híbrida de Gas Natural Comprimido (GNC) y gasolina con su gama TGI, ahora con la oferta más amplia del mercado con cuatro modelos: Ibiza TGI, León TGI –con un nuevo motor de 130 CV y disponible en las dos versiones de carrocería– y, ahora también, Arona TGI, el primer SUV del mundo en utilizar GNC como combustible. Esta alternativa es más respetuosa con el medio ambiente, más ventajosa para el usuario por su etiqueta ECO, y la opción más económica del mercado para un motor térmico, en términos de coste por kilómetro recorrido.

Un vehículo de GNC reduce en torno a un 25% sus emisiones de CO2 con respecto a su homólogo de gasolina, y hasta un 75% de NOx respecto a un Diesel. Por su parte, las emisiones de partículas y de SO2 son prácticamente nulas. Por este motivo, la gama TGI dispone de la etiqueta ECO. A sus ventajas ecológicas y fiscales, la tecnología TGI aporta un excepcional bajo coste por kilómetro recorrido –que se sitúa como la referencia resultando un 50% más económico que un modelo homólogo de gasolina, un 30% más barato que un diésel, 10% frente a un GLP, y un 25% más económico respecto a un híbrido eléctrico no enchufable– y, ahora más que nunca, la alta autonomía que proporciona.

En este sentido, la gran novedad es la inclusión de un tercer depósito de GNC, tanto en el Ibiza y el Arona que superan los 400 Km de autonomía en modo gas, como en el León, que alcanza los 500 Km utilizando exclusivamente GNC. Esta nueva configuración de la gama TGI, responde a la demanda de los clientes de aumentar la autonomía en modo GNC, ya que aprecian los muchos beneficios ecológicos y económicos que tiene este combustible alternativo para realizar sus rutas habituales. La nueva configuración de la gama TGI también responde al crecimiento actual y futuro de la red de repostaje de GNC en nuestro país, con un total de 65 estaciones públicas de recarga de GNC operativas en España, y se espera que, durante este año, se superen los 100 surtidores.

El incremento de la infraestructura de repostaje de Gas Natural Vehícular (GNC y GNL) cada vez va a más, como consecuencia de la creciente demanda de este combustible en el transporte pesado, industriales ligeros y también en los turismos. Además de ser varios los operadores que ya comercializan GNC en España, las recientes aperturas de gasineras están posibilitando que esta opción sea cada vez más accesible en todo el territorio. La cobertura ya existe en Madrid y Barcelona y se está extendiendo a otras importantes ciudades del país, y también en las principales rutas. De hecho, 21 de las 46 capitales de provincia ya cuentan con una gasinera operativa en su entorno urbano o a no más de 30 Km.

Seat también cuenta con planes de electrificación a medio plazo, sin embargo, ambas alternativas conviven a la perfección ya que, el valor añadido que la compañía tiene con su tecnología híbrida de Gas Natural Comprimido (GNC) y gasolina, es la capacidad de ofrecer ya a sus clientes una alternativa real, efectiva y actual, con vehículos que además tienen un coste de adquisición similar al de un vehículo convencinal de gasolina o diésel.

Más autonomía en GNC

La decisión de Seat de aumentar la autonomía en modo GNC en detrimento de la gasolina, se debe a la demanda y el uso que llevan haciendo los clientes del fabricante español que tienen un vehículo de GNC: de forma sistemática, los usuarios acaban decantándose por el uso del GNC ya que son conscientes de la vertiente sostenible del vehículo, del importante ahorro que se consigue, y tienen controlados los puntos de suministro más próximos en sus desplazamientos más habituales.

La gama TGI de Seat utiliza depósitos de GNC de gran resistencia a golpes, arañazos y corrosión. El Ibiza TGI y el Arona TGI utilizan depósitos fabricados en acero bonificado de alta resistencia, mientras que el Seat León 1.5 TGI Evo tiene el nuevo depósito de GNC también de acero bonificado –más pequeño y situado bajo los asientos traseros– y, como novedad, los dos depósitos grandes situados bajo el piso del maletero, están fabricados en un composite de fibra de carbono, consiguiendo así mejorar la durabilidad y robustez de los depósitos, a la vez que rebaja notablemente el peso del conjunto. Toda la gama TGI, al tener los depósitos en la parte trasera, se benefician de un mejor reparto de pesos entre ambos ejes.

Los motores TGI arrancan siempre haciendo uso del gas natural hasta que se acaba, momento en el que pasa utilizar el depósito de gasolina sin que el conductor perciba cambio alguno más que la indicación de GNC en el cuadro de mandos. Tan solo arrancará con gasolina en dos supuestos: si la temperatura del líquido refrigerante es inferior a –10°C, momento en el que necesitará calentar previamente los inyectores de gas (proceso que dura pocos segundos), o si se acaba de repostar GNC, ya que el sistema necesita realizar un chequeo del nuevo gas introducido en los depósitos antes de su uso.

123
  1. Seat Ibiza

    El nuevo Ibiza con tecnología de Gas Natural Comprimido y gasolina se reincorpora a la gama con la adaptación de un tercer depósito de GNC. Donde antes el Ibiza TGI tenía dos depósitos de gas, ahora dispone de tres, construidos en acero bonificado, con un total de 13,8 Kg de capacidad, con los que puede recorrer hasta 410 Km en modo gas.

    Está disponible en todos los niveles de acabado, y monta el mismo motor 1.0 TGI que utiliza el Arona, asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades. Ofrece una potencia máxima de 90 CV entre las 4.500 y las 5.800 rpm y un par máximo de 160 Nm en un régimen de 1.900 y 3.500 rpm. En cuanto a sus prestaciones, alcanza una velocidad máxima de 180 km/h y emplea 12,1 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h.

    El consumo medio es 3,3 Kg/100 km. En términos económicos, el Ibiza TGI necesita una inversión de tan solo 2,97 euros para recorrer 100 Km (precio GNC medio: 0,90 €/kg). Sus emisiones de CO2 son de tan solo 92 g/Km en ciclo combinado.

    Las medidas exteriores del Ibiza TGI son 4.059 mm de longitud, 1.780 mm de ancho y 1.444 mm de altura, con una distancia entre ejes es de 2.564 milímetros. Sin embargo, al igual que ocurre en el Arona, las cotas interiores son asombrosamente amplias. Las plazas delanteras ofrecen 1.425 mm de anchura total y 1.022 mm de altura máxima desde las banquetas en su posición más baja, hasta el techo. Asímismo, las plazas traseras tienen 1.403 mm de anchura, 957 mm de altura máxima y un extraordinario espacio para las piernas de los pasajeros. Por su parte, el Ibiza TGI ofrece una capacidad de maletero de 262 litros.

    Entre el equipamiento de serie más destacable del Ibiza TGI, cabe mencionar el asistente de frenada en ciudad Front Assist, control de crucero, detector de fatiga, sistema de conectividad Full Link, sistema Kessy de apertura y arranque sin llave, faros Full LED, o el sistema de navegación con pantalla táctil a color de 20,3 cm (8’’), con todos los servicios de movilidad como el asistente Alexa de Amazon o la aplicación Shazam, entre muchos otros elementos, al igual que ocurre en el Arona.

  2. Seat León

    El compacto de Seat más eficiente ha sido mejorado para entregar 130 CV de potencia, frente a los 110 CV de la oferta precedente. Ahora además está también disponible en los niveles de acabado Xcellence y FR, en las versiones de carrocería cinco puertas y familiar ST, y se puede elegir con caja de cambios manual de 6 velocidades, o automática DSG de 7.

    Otra de las novedades que incorpora el nuevo Seat León 1.5 TGI es la inclusión de un tercer depósito de GNC, fabricado en acero bonificado, que se suma a los dos depósitos situados bajo el piso de maletero, construidos en un composite de fibra de carbono.

    En total, los tres depósitos suman una capacidad total de 17,3 Kg, con el que el León TGI consigue una autonomía de unos 480 Km con caja de cambios manual y hasta 500 Km con DSG, utilizando exclusivamente GNC como combustible.

    El nuevo motor 1.5 TGI consta de un bloque motor de cuatro cilindros, cuatro válvulas por cilindro y 1.498 cc. Utiliza un turbo de geometría variable, y un proceso de combustión de ciclo Miller que optimizan la eficiencia y el rendimiento mediante la sobrealimentación en la cámara del cilindro. Con todo, el motor desarrolla 130 CV de potencia máxima a 5.000 rpm y un par máximo de 200 Nm entre 1.400 y 4.000 rpm.

    Las prestaciones del nuevo motor 1.5 TGI mejoran notablemente respecto a la anterior versión 1.4 TGI de 110 CV, con una nueva velocidad punta de 206 Km/h y una aceleración que mejora prácticamente un segundo en cualquiera de sus versiones y tipo de caja de cambios. Así, ofrece una aceleración de 0 a 100 Km/h desde 9,9 segundos.

    Respecto al consumo que el nuevo León 1.5 TGI homologa en ciclo combinado, la versión con caja automática DSG destaca con sus 3,5 Kg/100 Km en modo GNC. En términos económicos, el nuevo León TGI con cambio DSG puede recorrer 100 Km con una inversión de tan solo 3,15 euros (precio GNC medio: 0,90 €/kg). Con caja de cambios manual, y un consumo de 3,6 Kg/100 Km, el León necesita una inversión de 3,24 euros para recorrer 100 Km. Por su parte, las emisiones del nuevo motor 1.5 TGI también se han reducido y emite entre 95 y 98 g/Km de CO2.

    Tiene unas cotas exteriores de 4.282 mm de longitud, 1.816 mm de ancho y 1.459 mm de altura –en la versión ST: 4.549 mm, 1.816 mm y 1.454 mm respectivamente–, con una distancia entre ejes es de 2.636 milímetros en ambas carrocerías, y una capacidad de maletero de 275 litros en la versión de carrocería 5 puertas, y 482 litros en el familiar ST.

  3. Seat Arona

    Se trata del primer SUV del mundo que utiliza la tecnología GNC y llega con fuerza al segmento que más crece en nuestro país, en el que ha sabido consolidarse entre los modelos más vendidos. Cuenta con tres depósitos de GNC con una capacidad total de 13,8 Kg con los que puede recorrer hasta 410 Km en modo gas.

    El nuevo Seat Arona TGI está disponible en todos los acabados –Reference, Style, Xcellence y FR– y cuenta con el motor 1.0 TGI de tres cilindros y 12 válvulas, capaz de ofrecer 90 CV de potencia entre las 4.500 y las 5.800 rpm, y un par máximo de 160 Nm entre las 1.900 y las 3.500 revoluciones por minuto. Este propulsor equipa de serie una transmisión manual de seis velocidades para incrementar su eficiencia y facilitar la conducción.

    Alcanza los 174 Km/h de velocidad punta y pasa de 0 a 100 Km/h en 13,2 segundos. Emite solo 98 g/Km de CO2 en ciclo combinado, y presenta un consumo mixto de 3,3 Kg/100 km. Es decir, el Arona TGI necesita una inversión de solo 2,97 euros para recorrer 100 km (precio GNC medio: 0,90 €/kg).

    El Arona TGI es un vehículo expresivo, con la apariencia distintiva de un crossover y una amplia gama de opciones al gusto de cada conductor, como la posibilidad de elegir entre 68 posibles combinaciones de colores. Tiene una altura libre de la carrocería al suelo de 19 cm, 282 litros de capacidad de maletero, y unas cotas de 4.138 mm de longitud, 1.780 mm de anchura y 1.552 mm de altura.

    En cuanto a seguridad pasiva, activa y preventiva, el nuevo Seat Arona TGI marca un punto de inflexión en el segmento. Dispone de los más avanzados sistemas de ayuda a la conducción como el asistente de frenada en ciudad «Front Assist» con detección de peatones, el asistente de arranque en pendiente, faros Full LED, detector de fatiga, sensores de lluvia y luces y sistema de frenada multicolisión, sin olvidar que puede añadir alerta de tráfico posterior –para salir del aparcamiento con total seguridad–, detector de ángulo muerto, sistema de aparcamiento automático «Park Assist» –que funciona tanto en línea como en batería– y control de crucero adaptativo ACC, que hace más llevaderos los atascos y reduce la posibilidad de alcance, permitiendo mantener una distancia automática con el coche precedente.