Todas las variantes que ofrece el Hyundai Kona, desde 13.900 euros

El modelo surcoreano destaca por su diseño urbano y atractivo, además de por su facilidad de conducción. Se ofrece con motores gasolina, diésel y eléctrico, pero el 1.0 gasolina resulta el más vendido en el mercado entre todos los Kona

MADRIDActualizado:

Hyundai presentó a comienzos del verano del año pasado su propuesta para competir en el disputado segmento de los SUV compactos: el Kona. Se trata de un vehículo eminentemente urbano y práctico, pero con habilidades más que suficientes para aventurarse por caminos y pistas algo rotas. Disponible en Europa desde la segunda mitad de 2017 con precios que parten desde los 13.900 euros, el todocamino más urbano de la marca coreana se ha labrado un hueco entre una oferta muy abundante.

Su precio es competitivo y su habitabilidad muy buena pese a sus contenidas dimensiones exteriores (4,16 metros de longitud) y un amplio catálogo de extras, que abarcan tecnologías como el asistente de cambio involuntario de carril o el avisador de ángulo muerto, y conectividad con Android auto y CarPlay. El habitáculo, por otro lado, es confortable, y aunque el plástico es el material dominante, estos son duros y están bien rematados. Mención especial merece el techo panorámico, totalmente abatible a diferencia del que ofrecen otros modelos de su competencia, y disponible en el acabado tope de gama, denominado Style.

Pero si hay algo de este modelo que cabe resaltar es que, sobre la misma plataforma, el Hyundai Kona se ofrece como vehículo de gasolina, diésel, eléctrico y próximamente híbrido (gasolina+eléctrico), con versiones 4x2 y 4x4. Se trata de un todo camino desarrollado desde el origen como SUV B con ya previsión de electrificación EV con 312 y 482 km de autonomía respectivamente. Desarrollado en Alemania es un coche de aspecto elegante.

Es indudable que el Hyundai Kona se convierte en una opción muy práctica si buscamos un SUV de diseño atrevido, práctico, espacioso y muy equipado de serie. En resumen, su relación calidad-precio es buena y es cómodo tanto por entornos urbanos como por las carreteras.

Sus motorizaciones diésel -la marca no abandona este tipo de combustible-, de 115 y 136 CV, y gasolina, de 120 y 177 CV, combinan tracción 4x2 o 4x4 y caja manual y automática según el motor que el cliente elija o también como opción de compra. La capacidad del maletero de estos modelos es de 361 litros -ampliable hasta los 1.143 litros si abatimos los asientos traseros-, con un contenido consumo que parte de los 4,1 litros cada 100 kilómetros. Y todo por un precio que oscila entre los 13.900 euros y que apenas supera los 28.000.

Hyundai apuesta fuerte por la movilidad alternativa. El Kona eléctrico, aunque mantiene las líneas estéticas de las versiones de combustión, se diferencia con facilidad gracias a una nueva parrilla carente de tomas de ventilación -se sitúa la toma de carga-, a un bumper específico y a unas llantas diseñadas especialmente pensando en la eficiencia.

Estará disponible en dos variantes, de 39,2 kWh y de 64 kWh, ambas únicamente con tracción delantera. La primera ofrece una potencia de 136 CV y una autonomía de 289 kilómetros según la prueba WLTP, mientras que la segunda rinde 204 CV y promete permite recorrer hasta 449 kilómetros sin recargar[Actualizado a diciembre de 2018 -inicialmente, por un error de la autoridad independiente de evaluación, la autonomía homologada era de 312 y 480 km-]. En apenas 54 minutos las baterías, en ambos casos de polímero de litio, pueden recargarse hasta en un 80% en una toma rápida de 100 kW. En casa, con una toma normal, la recarga lleva 9 horas y 40 minutos para la opción de más autonomía y 6 horas y 10 para la de partida.

En el interior, las diferencias son mayores con las versiones diésel y gasolina. Tras el volante, el cuadro analógico se ha sustituido por uno digital de 7 pulgadas, que ofrece además de la velocidad, información sobre el estado de la batería. Dos levas permiten aumentar o reducir la resistencia para incrementar la frenada regenerativa, que aprovecha la cinética para recargar la batería.

Donde también hay fuertes diferencias con las versiones tradicionales es en el precio. La alternativa eléctrica más asequible se sitúa en los 38.500 euros, y la más costosa asciende hasta los 44.950 euros. No obstante, a estos precios hay que descontar el generoso descuento de lanzamiento que siempre propone la marca, así como tener en cuenta el posterior ahorro en consumo de combustible y mantenimiento.

La firma coreana espera que hasta el 60% de sus ventas en Europa en 2021 correspondan a modelos «ECO». A las variantes anteriormente mencionadas, seguirá, en el primer trimestre de 2019, la variante híbrida de gasolina/electricidad. Todos ellos montados sobre una misma plataforma en un vehículo que se encuadra en el segmento más de moda, y que desde el principio fue concebido para poder utilizar todos estos tipos de propulsores, según las necesidades de cada uno de los posibles compradores.