Mejor Coche del Año ABC: Los ganadores de 1980 a 1989

Del Seat Ritmo, vencedor en el inicio de la década, al Renault 19, proclamado ganador en 1989

MADRIDActualizado:

La década de los ochenta será recordada en España como la de la «Movida madrileña», gracias a una incipiente transición. En cuanto a los coches, los familiares de tipo medio se imponían a las demás categorías en esa década. Todavía eran unos años en los que las carreteras españolas se iban llenando poco a poco de coches. La democracia se iba asentando y, con ella, la motorización de nuestro páis. Tener un coche era símbolo de libertad y un icono de moda, sobre todo, con vehículos como el Peugeot 205, el Citroën BX o el Renault 9. El Peugeot 205 es casi el más mítico de los 80. Más de 30 años después, no es nada raro todavía ver circular alguno de ellos por las carreteras españolas.

El Seat Ritmo fue el primero que ganó en esta década el premio al Mejor Coche del Año ABC. Han pasado ya unos cuantos años, y el galardón ha logrado convertirse en el premio más prestigioso de la automoción.

Este año 2018 La sección de Motor de ABC ha seleccionado a ocho vehículos para que luchen por el premio a Mejor Coche del Año ABC 2019: Seat Arona, Hyundai Kona, Honda CR-V, Citroën Berlingo, Peugeot 508, Dacia Duster, Mitsubishi Eclipse Cross y el Opel Grandland X. Esta edición se presenta, en su gran mayoría, como la lucha entre el nuevo segmento de moda, el de los SUV, aunque también se lo jugará una berlina deportiva. [Pincha AQUÍ para votar por tu favorito de este año]

La elección del vencedor del año 2019 saldrá de las votaciones de 35 profesionales de los medios de comunicación más prestigiosos del mundo del Motor en España y de la votación popular a través de la web «mejorcoche.abc.es», en la que durante el mes de noviembre los lectores podrán participar.

En esta ocasión hacemos un repaso por la segunda década del premio, entre 1979 y 1989.

12345678910
  1. Seat Ritmo de 1980

    Otro producto de Fiat fabricado en nuestro país bajo la licencia de Seat. Se trata del Ritmo, que, con sus faros redondos, aportaba variaciones en el diseño y un aire bastante moderno. Era, además, un vehículo de tipo medio muy bien concebido y a un precio ajustado para su buena terminación y sus prestaciones. el Ritmo duró muchos años en el mercado, e incluso fue transformándose hasta convertirse en el Ronda. Había que pagar por él unas 608.572 pesetas de la época. La segunda y tercera posición eran para el Talbot 150 y el Citroën GSA

  2. Talbot Horizon de 1981

    Eran tiempos de cambio dentro de la factoría de Villaverde, y renacía la marca Talbot, gloriosa en tiempos pasados, que se reencarna con el Horizon. Un coche de tipo medio, pero que su estructura de dos volúmenes y su buen diseño le hacían muy amplio en su interior. Tenía una variada gama de motores de gran rendimiento, especialmente los diésel, además de venderse a un precio muy asequible, por unas 634.000 pesetas. El Peugeot 505 se quedaba a las puertas de obtener el premio, en segunda posición.

  3. Ford Escort de 1982

    Fue el segundo turismo que salió de la planta de Almussafes, que entró en producción en 1976. El Escort aportaba una magnífica terminación interior y una completa gama de posibilidades, entre las cuales se contaba un coupé y, posteriormente, un descapotable. Ha sido uno de los grandes hitos de Ford en el mundo, equiparable a su sucesor, el Focus. El Escort costaba 1.239.000 pesetas. El Talbot solara obtenía el segundo puesto, y el Citroën Visa el tercero.

  4. Renault 9 de 1983

    Volvía el clasicismo de la mano de Renault con su modelo R-9, considerado como un valor seguro. Se trataba de un tradicional coche de tipo medio, con sus tres volúmenes claramente diferenciados. Posteriormente, su hermano, el 11, aportaba un portón posterior. Fue otro de los éxitos de la marca del rombo, que lo colocó como número uno en ventas durante varios años. El precio no llegaba al millón del pesetas. Se quedaba en sus versiones básicas en unas 931.000. La seguda y tercera posición eran para coches más pequeños, como el Opel Corsa y el Talbot Samba.

  5. Citroën BX de 1984

    Fue el primer Citroën desde que la marca gala entraba en la órbita del grupo PSA, que imponía criterios de racionalidad que fueron muy apreciados por el público. Además, sus versiones diésel tuvieron gran aceptación y fueron las que dieron el título a este modelo versátil. El precio era de 1.153.000 pesetas. El Volkswagen Golf se conformaba con la segunda posición, y el Fiat Uno con la tercera.

  6. Peugeot 205 de 1985

    El Peugeot 205 aportó una imagen nueva y moderna entre los coches del segmento de los utilitarios, y la aceptación por parte del público fue inmediata, tanto en España como en toda Europa. Su gama de motores y carrocerías ha sido amplísima a lo largo de su vida. Podíamos comrar uno desde 727.600 pesetas. El exitoso Seat Ibiza lograba el segundo puesto, y el Renault 11 quedaba tercero en la clasificación.

  7. Seat Málaga de 1986

    Fue el primer producto propio de la nueva Seat, ya deslindada de Fiat, aunque en realidad no era otra cosa que un Seat Ronda «con culo». El Málaga pretendía ser un coche medio en capacidad y potencia de motores a un precio muy asequible. Su triunfo fue lograrlo en unos momentos industrialmente muy difíciles para la compañía, y convertirse en el medio de transporte ideal para quienes precisaban un cuatro puertas con una tarifa ajustada (1.098.000 pesetas aproximadamente) y bajo consumo. El Renault Supercinco lograba el segundo puesto, y el Ford Scorpio la tercera posición.

  8. Renault 21 de 1987

    Sustituto del R-18, el R-21 trataba de cubrir el mismo segmento que su antecesor, y lo logró plenamente. Renault ha sabido siempre dar en el clavo en lo que se refiere a las necesidades sobre ruedas de las familias españolas. Como es costumbre en la casa, los tres volúmenes volvieron a imponerse durante la mayor parte de la vida de vehículo. Por su buena habitabilidad, fue muy aceptado en el transporte público, auqque su precio (1.740.000 pesetas) se acercaba peligrosamente a la barrera psicológica de los dos millones. Dos opel se situaban segundo y tercero. Eran, en este orden, el Kadett y el Omega.

  9. Citroën AX de 1988

    El más pequeño de la gama de Citroën conquistó el premio gracias a su versatilidad y economía de mantenimiento. Las dimensiones del AX eran las justas, con versiones de tres y cinco puertas, y estaba dirigido a un público más definido que el anterior Visa. Representó un gran acontecimiento para la marca de los «dos chevrones», que desde el popularísimo 2 CV no contaba con un coche apto para competir en este difícil segmento del mercado.Uno de sus argumentos era el precio, de unas 990.000 pesetas. El Peugeot 309 quedaba segundo, y el Audi 80 tercero.

  10. Renault 19 de 1989

    Cada vez que lanzaba un modelo, Renault conquistaba grandes cotas de popularidad. El R-19 representó una inmejorable alternativa en su tiempo dentro de la categoría de los turismos de tipo medio y con una gran habitabilidad interior, favorecida por el portón posterior que da acceso al maletero. La fiabilidad de sus motores son otra de las bazas que tuvo en cuenta el jurado a la hora de la decisión final, que se completaba con el Opel Vectra y el Fiat Tipo, segundos y terceros respectivamente. El Renault 19 tenía un precio de 1.390.000 pesetas.