La venta de coches encadena siete meses de caídas, el peor periodo desde la crisis

En el primer trimestre de 2019 se matricularon 316.911 automóviles en España, un retroceso del 6,9% respecto al año anterior

MADRIDActualizado:

Las ventas de vehículos en España atraviesa por uno de sus peores momentos desde la crisis, mientras que en Europa se inicia una tímida recumeración. Según los últimos datos facilitados por las asociaciones de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y vendedores (Ganvam), las ventas de turismos y todoterrenos nuevos en España alcanzaron un volumen de 122.664 unidades en marzo, lo que supone una caída del 4,3% en comparación con el mismo mes del año anterior.

[ Las matriculaciones de motos crecen un 32,9% en marzo]

Un escenario nada halagüeño que ha sido completado en la última semana con anuncios como el traslado de la versión americana de la furgoneta Ford Transit de la factoría valenciana de Almussafes (10% de su producción) a México; la intención de Nissan de recortar 600 empleos en su fábrica de Barcelona con prejubilaciones y bajas incentivadas; o el ERE de extinción para 75 personas en la factoría aragonesa de Figueruelas, integrada hace un año en PSA tras la venta de Opel por parte de General Motors al conglomerado galo, y que responde a su plan de rejuvenecimiento.

De este modo, las matriculaciones de coches en el mercado español encadenan su peor periodo desde la crisis económica con siete meses consecutivos a la baja, desde que se introdujera el nuevo ciclo de homologación de consumos y emisiones WLTP, el 1 de septiembre de 2018.

El mercado automovilístico nacional anotó su peor dato entre mayo de 2008 y agosto de 2009 (desde el año 2000), con 16 meses seguidos de caídas. En diciembre de 2008 se produjo la mayor bajada (del 49,89%), según datos de Anfac.

En marzo se registraron 51.983 unidades en el canal de particulares, un 5,8% menos que en el tercer mes de 2018 y 32.521 operaciones en el de alquiladores, un 9,6% menos. Por su parte, el canal de empresas fue el único que creció, con 38.160 unidades, un 3,1% más.

En el primer trimestre de 2019 se matricularon 316.911 automóviles en el territorio nacional, lo que se traduce en un retroceso del 6,9% respecto a los tres primeros meses del ejercicio precedente.

Entre enero y marzo, el canal de particulares registró una caída del 9% respecto al primer trimestre del año pasado, hasta 145.499 unidades, mientras que el alquiladores bajó un 12,5%, hasta 69.126 unidades, y el de empresas aumentó un 0,8%, hasta 102.286 unidades.

El sector gira hacia la producción de modelos de cero y muy bajas emisiones obligado por la legislación. Vehículos fundamentalmente eléctricos, más sencillos de producir (lo que se traducirá en menos empleos) que también llegarán a las fábricas españolas, aunque más tarde. Entre los motivos, según explicó Herbert Diess, CEO del grupo Volkswagen (VW), recientemente, es que el mayor coste incial de los modelos eléctricos hace que sea más atractivo priorizar su desarrollo en marcas y modelos Premium. En los más compactos y asequibles, aquellos en los que la industria española está especializada, «eso supondrá un reto», según Diess, si bien Seat anunció ayer que se encargará de desarrollar -no de fabricar- una plataforma para los vehículos eléctricos pequeños de todo el grupo VW, informa A. Gubern.

La rápida caída en ventas de los vehículos de gasóleo tras el escándalo de fraude de emisiones Diéselgate fue uno de los detonantes de la situación actual, y ha afectado mucho a nuestras factorías, cuyo mix de gasóleo cayó del 40 al 32% entre 2017 y 2018. A ello se sumó, en septiembre, la llegada de las nuevas pruebas de medición de consumos y emisiones WLTP, que generaron retrasos a la hora de homologar modelos y falta de motores en factorías como las de Martorell (Seat y Audi) o Landaben (VW), que pese a todo ganó un 17% más en 2018.

Sin embargo, desde el sector dan por superados estos obstáculos, y apuntan más bien a la debilidad de la demanda. El mercado nacional es el primer destino de los vehículos españoles, y el anuncio de que se prohibirá vender coches térmicos ha sumido a los compradores en un panorama de confusión, aunque apunten a un plazo tan largo como 2040. Baleares quiere avanzar más rápido: ya ha aprobado una ley -recurrida por la patronal Anfac en Bruselas- que vetará los diésel en 2025, y los gasolina e híbridos en 2035. A ello se suma los objetivos de emisiones puestos por Bruselas, con un corte del 37,5% en 2040.

Producción y exportaciones

Además la producción de vehículos en España cae en el segundo mes del año, encadenando así cuatro meses consecutivos de cifras negativas. En su conjunto, las factorías españolas han sacado al mercado 254.945 unidades, un 3,42% menos que en el mismo mes del año anterior.

A pesar de la ligera recuperación de algunos mercados europeos como Francia, Alemania y Reino Unido que contabilizaron incrementos comerciales en el mes de febrero, las matriculaciones europeas han vuelto a caer un 0,9% en segundo mes del año, lastradas principalmente por el mercado español, con un 8,8% menos, y en menor medida, por el italiano, con un 2,4% de caída respecto al mismo mes de 2018. La lenta recuperación de nuestros principales destinos de exportación, y sobre todo, la situación del mercado nacional, principal destino de los vehículos producidos en nuestras fábricas, continúa siendo un obstáculo para la producción en la industria de automoción española.

En el mes de febrero, se ha visto afectada la producción de turismos, todoterrenos y vehículos industriales pesados, principalmente. La caída más fuerte ha sido para la producción de tractocamiones, con un 42,58% menos de unidades fabricadas que el mismo mes del año anterior. Por su parte, los vehículos comerciales e industriales más ligeros y furgones mantienen tasas de crecimiento positivas.

De esta forma, la producción de turismos ha registrado un descenso del 5,08%, con 198.191 unidades fabricadas en el mes de febrero. En cuanto a los todoterrenos, se han ensamblado 4.732 unidades en el mes, un 3,55% menos que en febrero de 2018.

En febrero, se exportaron 202.627 vehículos, lo que representa un descenso del 3,98% frente al mismo mes de 2018.

Por tipo de vehículo, en el segundo mes del año, se han exportado 163.272 turismos con un descenso del 4,75% respecto a febrero de 2018 y 4.562 todoterrenos, lo que supone un 1,23% menos. En cuanto a vehículos comerciales e industriales, se han exportado un total de 34.793 unidades, lo que supone un 0,54% menos que en el mismo periodo del año anterior. Vuelve a caer la exportación de este tipo de vehículos a pesar del crecimiento por encima del 6% que experimentó en el primer mes del año.

La caída ha sido generalizada para todos los tipos de vehículos, exceptuando los comerciales ligeros que exportaron en el mes de febrero 22.237 unidades, lo que supone un 12,49% más que en febrero de 2018.

Los problemas en los mercados exteriores están reduciendo así el saldo comercial positivo de las exportaciones, según datos de Comercio Exterior. En el mes de enero, para el total de vehículos, se ha reducido en un 12,7%, hasta los 984 millones de euros porque el valor de las exportaciones ha caído en un 5% respecto del mismo mes del año pasado, hasta los 2.721 millones. En concreto, la caída de las exportaciones de turismos es la principal causa de la reducción del saldo positivo. Su contribución a la balanza comercial se ha rebajado en un 21%, dejando un saldo positivo de 639 millones de euros.