Seat y Volkswagen llaman a revisión a 219.000 unidades de Ibiza, Arona y Polo

En determinadas circunstancias el cinturón del lado izquierdo puede desabrocharse inintencionadamente

Actualizado:

Las firmas automovilísticas Seat y Volkswagen han confirmado un problema técnico que afecta a los nuevos Polo, Ibiza y Arona. Según los fabricantes, existe la posibilidad de que en determinadas situaciones (por ejemplo en un repentino y brusco cambio de carril con cinco pasajeros en el vehículo) y solamente cuando en el asiento trasero las posiciones central e izquierda estén ocupadas al mismo tiempo, el cinturón del lado izquierdo pueda desabrocharse inintencionadamente.

En total el grupo automovilístico alemán ha llamado a revisión 219.000 unidades del nuevo Polo, modelo de fabricación 2018, y 191.000 unidades del Arona y el Ibiza de Seat.

Volkswagen informó hoy de que el Polo está homologado legalmente y es seguro de conducir, pero la marca aconseja a sus clientes no usar el asiento central trasero hasta que el automóvil sea equipado con el nuevo seguro del cinturón.

Durante las próximas semanas, Seat iniciará la campaña de llamada a revisión. Los clientes recibirán una carta para concertar una cita con un servicio oficial de la amrca. La instalación de los nuevos elementos será totalmente gratuita para los clientes.

Según el fabricante, los nuevos Ibiza y Arona están homologados y son seguros para la conducción. Sin embargo, desde la marca se recomienda a los clientes no usar la posición central del asiento posterior hasta que el coche haya sido equipado con la nueva fijación del cinturón de seguridad. Seat está ahora solicitando la validación de esta solución a las autoridades competentes para implementarla lo antes posible tanto en los vehículos ya entregados a clientes como en la producción en serie.