El regulador bursátil de EE.UU. investiga a Musk por su «tuit» sobre la privatización de Tesla

La SEC envía una citación al fabricante californiano de vehículos eléctricos después de que su CEO asegurara que tenía «financiación asegurada» para sacarla del mercado

Actualizado:

La comisión del mercado de valores de Estados Unidos está dando los primeros pasos para investigar formalmente a Elon Musk. La SEC, por sus siglas en inglés, ha enviado una citación a Tesla tras anunciar la semana pasada su consejero delegado, a través de Twitter, que tenía la «financiación asegurada» para sacar al fabricante del mercado, de acuerdo con Fox News.

Musk valoró Tesla a un precio de 420 dólares por acción, lo que supondría valorar la empresa en 72.000 millones de dólares, frente a la capitalización de 58.000 millones que tenía antes del anuncio. Su mensaje, en la red social Twitter, infló la valoración durante las horas posteriores, hasta el punto de que el valor tuvo que ser suspendido de cotización.

El envío de citaciones es un primer paso a la apertura de una investigación formal. Tras conocerse, los títulos de Tesla cayeron más de un 4%, hasta el entorno de los 333 dólares.

Según expertos legales consultados por Reuters, Musk podría haber violado la legislación bursátil estadounidense si se demostrase que no había un plan concreto que respaldase su valoración. El pasado lunes, el magnate aseguró que contaba con el apoyo del fondo soberano de Arabia Saudí, tras reunirse con sus representantes el 31 de julio. Musk señaló en un comunicado publicado en la web de Tesla que ha estado en contacto con el fondo soberano saudí «casi desde hace dos años» y que durante todo este tiempo los saudíes han expresado su interés por excluir de cotización de la bolsa al fabricante automovilístico.

La semana pasada, Musk, conocido por su largo rosario de exabruptos en la red social y de choques con los inversores, defendió en varios mensajes y en un correo electrónico enviado a sus empleados la necesidad de aislar a Tesla de la valoración continua por parte de los inversores, lo que que considera «una distracción». También admitía que la necesidad de cumplir las expectativas en los resultados trimestrales «pone una enorme presión a la hora de tomar las decisiones».

«Creo fundamentalmente que damos lo mejor de nosotros mismos cuando todo el mundo está enfocado en nuestra misión a largo plazo, y no hay incentivos perversos para que la gente intente dañarnos», aseguró Musk, que también criticó la abundancia de posiciones bajistas en el mercado. «Hay una gran cantidad de inversores que tienen el incentivo de atacarnos», lamentó.