Vídeo: Verano catastrófico en las matriculaciones de vehículos

Las matriculaciones se hunden un 30,8% en agosto, la mayor caída desde 2008

Se trata del mayor descenso desde la crisis económica, cuando las ventas se desplomaron hasta el 41,27 %

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos en España descendieron en agosto un 30,8 % en comparación con el mismo mes de 2018, hasta 74.490 unidades, y acumulan un descenso del 9,2% en los ocho primeros meses del año, según los datos difundidos este lunes por las patronales de fabricantes (Anfac), de vendedores (Ganvam) y de concesionarios (Faconauto).

Se trata de la mayor caída para agosto en cuanto a la comercialización de turismos desde 2008, cuando se desplomó un 41,27 % en plena crisis económica.

Las matriculaciones de vehículos comerciales ligeros se estancaron en agosto, mientras que en el conjunto del año continúan creciendo, un 2,4%, y los vehículos industriales, autobuses, autocares y microbuses cierran el mes de agosto con una fuerte caída de las ventas del 25,9%.

Las ventas en el canal de particulares son las menos afectadas, de los tres canales, por el efecto comparativo, con un descenso del 27,5% y 41.657 unidades. Sin embargo, en el acumulado del año, las entregas a particulares son las que más están sufriendo, con un descenso del 14,3%, hasta las 395.055 unidades. El canal de alquiladores es el que registra este mes una tasa de descenso mayor, con un 36% de caída.

Esta fuerte caída es atribuible en gran parte al efecto comparativo por la entrada en vigor de las nuevas pruebas de emisiones WLTP, que infló las ventas un 48% en agosto del año pasado. Cerca del 70% del incremento de las matriculaciones en agosto de 2018 correspondieron al canal de empresa frente al 15% de los particulares, evidenciando que las redes de distribución tuvieron que dar salida al amplio stock de vehículos no homologados aumentando el esfuerzo promocional y las matriculaciones tácticas.

En agosto de 2018, se matricularon 107.692 unidades, un hito histórico en el sentido de que fue el mejor agosto en ventas de la serie, con un incremento del 48% respecto del mismo mes del año anterior. Esta subida respondió a la entrada en vigor el 1 de septiembre de la normativa de medición de emisiones WLTP y RDE para partículas. Las marcas y concesionarios se vieron obligados a sacar antes de esa fecha los vehículos no homologados y por eso, el incremento. Este año, sin efectos extraordinarios, las entregas vuelven a volúmenes similares a los registrados en 2017. En los primeros ocho meses del año, las entregas de vehículos turismos y todoterrenos caen un 9,2%, hasta las 883.649 unidades.

Según Noemi Navas, directora de comunicación de ANFAC, en el último cuatrimestre del año «veremos tasas de crecimiento, por el efecto comparación, pero el mercado seguirá registrando una importante debilidad en las comercializaciones, sobre todo a los particulares». Desde esta organización creen necesario la puesta en marcha de medidas urgentes para revertir esta tendencia cuanto antes «con un plan de choque y medidas de estímulo a la compra de vehículos nuevos».

El director de Comunicación de Faconauto valora los motivos excepcionales que han provocado las cifras del mes de agosto, ya que, según Raúl Morales, «las automatriculaciones que han hecho los concesionarios el mes pasado, antes de la llegada, este 1 de septiembre, de la normativa europea de medición de emisiones RDE, nos han dejado el mejor agosto desde el año 2007, si no tenemos en cuenta, claro está, el del año pasado, que fue histórico por motivos excepcionales». Desde la Asociación de concesionarios perciben una «demanda latente» y una bolsa de conductores que están posponiendo su cambio de vehículo, los cuales podrán beneficiarse en el último cuatrimestre de un importante esfuerzo promocional y de las unidades de kilómetro cero que los puntos de venta han acumulado en los últimos meses, y esperan que se anime la actividad comercial de los concesionarios y que el mercado vuelva a dar muestras de mejora.

Desde Ganvam su directora de Comunicación, Tania Puche, asegura que «el juego matemático hace que la cifra de caída salga llamativamente alta porque estamos comparando con un mes atípico como fue agosto del año pasado, donde las matriculaciones se dispararon hasta máximos históricos como consecuencia de la entrada en vigor del WLTP y la necesidad de dar salida al stock sin homologar. Si lo comparamos con agosto de 2017, cuando ya sin PIVE se matricularon del orden de 72.888 unidades, la variación marca una ligera subida; en cualquier caso, un claro indicador de que el mercado necesita un balón de oxígeno es que el canal de particulares acumula ya un año de bajadas». Desde la Asociación Nacional de Vendedores creen que «los datos ponen de manifiesto que no se está produciendo renovación del parque con el perjuicio medioambiental que supone, comprometiendo toda la inversión en innovación que se le exige el sector para poder reducir su impacto sobre el entorno».