Cliente en un concesionario
Cliente en un concesionario - Roldán Serrano

Las matriculaciones caen un 30% en la primera quincena de agosto

El efecto de la introducción de las nuevas pruebas de emisiones WLTP, el año pasado, distorsiona la comparativa

U. M.
Actualizado:

Las matriculaciones caen con fuerza en la primera quincena de agosto. La venta de vehículos ha descendido ligeramente por encima del 30%, con unas 24.882 unidades hasta el pasado 14 de agosto (el 15, festivo nacional, no computa). La caída se corresponde de forma casi total con el aumento del 30% registrado en los primeros días de agosto de 2018, con la entrada en vigor de las nuevas pruebas de medición de emisiones y consumos WLTP.

El WLTP, mucho más exigente que el anterior NEDC, exige realizar además un mayor número de exámenes, para tener en cuenta no solo la motorización sino factores como el tamaño de las llantas o el techo panorámico. Los vehículos que no hubieran sido certificados antes del 1 de septiembre de 2018 no podrían comercializarse como nuevos, de ahí que se dispararan los descuentos para liquidar el stock, pero también las automatriculaciones y ventas tácticas -para poder comercializar luego los modelos como «kilómetro cero».

«La comparativa resulta desfavorable porque el año las ventas crecieron muchísimo por el efecto WLTP», explica Tania Puche, de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam). «Hay una gran parte de la caída que se corresponde con el WLTP», coincide Noemí Navas, de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos (Anfac).

El WLTP vino acompañado de las nuevas mediciones en condiciones reales de conducción (RDE), que se usan desde el año pasado para medir las partículas de los coches diésel. Desde este septiembre, serán también obligatorias para medir el NOx de los vehículos diésel. Esto podría tener un nuevo efecto distorsionador en el mes de agosto, con hasta 15.000 vehículos afectados, que si no se venden en agosto se apuntarían como automatriculaciones a final de mes. Sin embargo, desde el sector precisan que su impacto «no va a compensar la caída respecto al año pasado porque la gran mayoría de las marcas ya han homologado sus coches».

En septiembre, el mismo efecto comparativo hará que las cifras de matriculaciones mejoren en términos mensuales. «A partir de septiembre veremos que crecen un poco, pero la previsión a cierre de año es negativa, en torno al tres por ciento», explica Puche. «Mucho tiene que cambiar la tendencia para que podamos salvar el año».