Harald Kruger, presidente de BMW
Harald Kruger, presidente de BMW - EFE

BMW gana un 17% menos y anuncia un plan de ahorro de 12.000 millones

El consorcio alemán advierte de que su beneficio antes de impuestos en 2019 se situará "muy por debajo" de los 9.815 millones de euros que contabilizó en 2018

MúnichActualizado:

El grupo BMW ha advertido de que su beneficio antes de impuestos en 2019 se situará "muy por debajo" de los 9.815 millones de euros que contabilizó en 2018 y ha anunciado un plan de ahorro de costes de 12.000 millones para 2022.

La compañía trabaja desde 2017 en su plan 'Performance > NEXT' con el que prevé mejorar la eficiencia estructural de toda la cadena de valor y, en vista de los desafíos crecientes, ha intensificado sus esfuerzos para ahorrar costes, según detalló la compañía durante su presentación de resultados correspondientes al ejercicio 2018 en Múnich (Alemania).

Entre los planes de la compañía para reducir costes se encuentra eliminar las variantes de los modelos y motores menos demandados, así como digitalizar y acortar más el proceso de desarrollo de los vehículos. No obstante, BMW ha asegurado que en el año en curso mantendrá su fuerza laboral. En 2018, cerró con una plantilla de 134.682 trabajadores en todo el mundo, lo que se traduce en un incremento del 3,7% respecto al ejercicio previo.

Según el responsable de finanzas del consorcio automovilístico alemán, Nicolas Peter, la movilidad eléctrica también es un "reto financiero", en el que la compañía "no ve alternativa" y que como fabricante premium debe tener las mejores credenciales para su implementación.

El grupo BMW cerró el año pasado con un beneficio neto de 7.207 millones de euros, lo que se traduce en una caída del 17% en comparación con los 8.675 millones que ganó en el ejercicio precedente. Señaló que fue "excepcionalmente alto" por el efecto positivo de unos 1.000 millones de euros debido a la adaptación a la nueva norma de impuestos de Estados Unidos.

La multinacional explicó que en 2018 logró el segundo mejor resultado de su historia pese a ser un año "desafiante" y que, respecto al curso anterior, experimentó un mayor gasto en movilidad del futuro y sufrió un impacto negativo de "tres dígitos", debido al tipo de cambio y al incremento del coste de las materias primas.

El presidente del grupo, Harald Krüger, también destacó la entrada en vigor (el 1 de septiembre) del nuevo ciclo de homologación de consumos y emisiones WLTP, el Brexit, la 'guerra' comercial que mantienen China y Estados Unidos y la posible imposición de aranceles por parte de la Administración de Donald Trump a la importación de coches europeos como los principales retos que ha enfrentado el sector en 2018.

BMW realizó el año pasado inversiones de capital por importe de 5.029 millones de euros, un 7,3% más. Explicó que estos importes están orientados al desarrollo de nuevos modelos y al impulso de la conducción autónoma y a la expansión de la electromovilidad.

El margen operativo del grupo alemán fue del 10,1% el año pasado, 0,8 puntos porcentuales menos que en 2017, mientras que el de las divisiones de automoción y motocicletas se situó en un 7,2% (-2 puntos) y en un 8,1% (-1 punto), respectivamente. De cara a 2019, el grupo prevé que su retorno operativo se sitúe entre un 8% y un 10%, mientras que el del área de automoción estará entre un 6% y un 8%.

BMW comercializó 2,49 millones de automóviles en todo el mundo durante el año pasado, con una subida del 1,1%, mientras que las entregas de motocicletas subieron un 0,9%, hasta 165.566 unidades.