La crisis del diésel incrementa las emisiones de los vehículos nuevos por segundo año consecutivo

El CO2 emitido por los automóviles nuevos se incrementó en dos gramos en 2018, según los datos recién publicados por la Agencia Europea del Medio Ambiente

Actualizado:

Las emisiones de los automóviles nuevos comercializados en Europa aumentaron en 2018 por segundo año consecutivo. Según datos provisionales publicados esta semana por la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA), los turismos alcanzaron, de media, los 120,4 gramos de CO2 por kilómetro, es decir, dos gramos más. Los vehículos comerciales, por su parte, también aumentaron sus emisiones, igualmente en dos gramos de CO2 por kilómetro, hasta los 158.1.

Las emisiones de los automóviles repuntaron en 2017 tras un sexenio completo a la baja. Entre 2010 y 2016 se redujeron en 22 gramos de CO2 por kilómetro, para aumentar en 0,4 gramos al año siguiente. Los vehículos comerciales, por su parte, venían recortando sus emisiones desde 2011, con un fuerte incremento durante el año pasado.

La EEA destaca, entre otros motivos, el incremento de las ventas de vehículos gasolina, que emiten más CO2, por el hundimiento del diésel a raíz del escándalo «Dieselgate». Las matriculaciones de modelos de gasóleo cayeron un 18% el año pasado, y solo supusieron el 36% de las ventas, según la consultora Jato Dynamics.

La EEA también lista el alza de las ventas de los modelos SUV, más grandes, pesados y contaminantes, y el bajo nivel de ventas de los modelos eléctricos. El organismo señala los mismos problemas en el caso de los vehículos comerciales, donde la cuota de la gasolina se incrementó hasta el 3,6% en 2018 y las ventas de modelos alternativos se estancaron.

Se da la circunstancia de que el año que viene entrará en vigor un nuevo y exigente objetivo de emisiones para los vehículos comerciales en Europa, que no podrán superar los 147 g CO2/km. Un año más tarde, en 2021, afectará a los turismos, donde el nivel de emisiones de cada vehículo y fabricante no podrá superar los 95 gramos de CO2 para no exponerse a fuertes multas. Un escenario que, según advirtió la patronal de fabricantes ACEA en un comunicado, «es un serio riesgo a la vista de estos resultados, que también dificultan cumplir con los objetivos para 2025 y 2030».

Por su parte, la ONG Transport&Environment acusó a los fabricantes de «posponer deliberadamente» la venta de modelos eléctricos e híbridos e impulsar la de modelos SUV, que cuentan con más margen de beneficio pero cuyas emisiones rondan, de media, los 133 gramos de CO2 frente a los 120 de un turismo al uso.