R. Serrano

El automóvil exige a Sánchez que defienda el diésel públicamente tras hundirse las ventas: «Urge un plan de choque»

Anfac valora como «buen punto de partida» el Plan Estratégico de Apoyo Integral al Sector de Automoción presentado este lunes por la ministra de Industria, Reyes Maroto, pero pide que se consensúe entre todos los partidos políticos

Actualizado:

Un acuerdo conjunto ante una situación de gravedad. Anfac, la patronal que representa a los fabricantes de vehículos con presencia en España, solicita que el Plan Estratégico de Automoción presentado este lunes por el ministerio de Industria se consensúe entre todas las fuerzas políticas.

[Relacionado: El Plan Estratégico de Automoción, con 2.634 millones, contempla ayudas a la compra y achatarramiento de coches antiguos]

El sector pide incorporar a otros jugadores del tablero político al texto desgranado esta mañana por la ministra Reyes Maroto, que establece una hoja de ruta hasta 2025 con medidas de estímulo para la transición hacia una movilidad de cero y muy bajas emisiones, dotado con 2.634 millones de euros.

Anfac urge a que este hipotético Pacto transversal por la Industria de la Automoción se convierta en un plan de choque que palíe «el deterioro visible» del mercado y de las fábricas españolas en los últimos meses. «El sector necesita un revulsivo, un plan de choque que revierta esta situación y aporte confianza a los consumidores, al mercado y a las empresas».

En este sentido, la asociación insta al Ejecutivo de Pedro Sánchez a que emita «una declaración institucional al más alto nivel que se muestre inequívocamente en favor de los nuevos vehículos de combustión para eliminar la incertidumbre y la confusión que, sin motivo, pesa sobre el mercado español y está lastrando las ventas».

En el comunicado de Anfac pesan, sin mencionarlas, las palabras de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que el pasado julio aseguró que «el diésel tiene los días contados». También el anteproyecto de Ley de Cambio Climático, presentado a finales de febrero en el Consejo de Ministros, impone que a partir de 2040 solo se podrá comercializar «vehículos con emisiones de 0 gramos de CO2 por kilómetro». Una meta que enterraría la venta de coches diésel y gasolina tal y como se conocen en la actualidad

Las matriculaciones encadenan seis meses consecutivos de caída, con el canal de particulares encabezando los descensos, y las previsiones de la industria no son halagüeñas, ya que estiman que el descenso se situará entre el 2 y el 3% a cierre de 2019. Mientras tanto, las fábricas españolas de vehículos registraron en enero un descenso en la producción del 1,4%, tras producir en 2018 un 1% menos de automóviles.

Anfac considera el texto de Maroto, cuya aprobación dependerá del próximo Gobierno, un buen punto de partida, ya que incorpora algunas de sus reclamaciones: planes de achatarramiento, la modificación de la fiscalidad con criterios medioambientales y orientada a gravar el uso, y la inclusión de ayudas al I+D+i y a la producción de vehículos eficientes.