Factoría de vehículos en Martorell (Barcelona)
Factoría de vehículos en Martorell (Barcelona) - Reuters

La automoción española se vería «especialmente perjudicada» por un Brexit desordenado

En Alemania, alrededor del 70% del valor añadido de la industria del automóvil se genera internamente. En el caso de España, el peso del valor añadido nacional es «sustancialmente menor», del 48%

MadridActualizado:

La economía española "podría verse especialmente perjudicada" por los efectos derivados de un Brexit desordenado y, de forma generalizada, por las perturbaciones negativas sobre la demanda de automóviles en los países de la UE.

Según un artículo publicado por el Banco de España y recogido por EP, si bien una eventual imposición de aranceles a la importación de automóviles europeos por parte de Estados Unidos afectaría "más que proporcionalmente" a Alemania y a Italia, un Brexit desordenado afectaría más a España.

Este diferente impacto se debe a la dependencia que cada país presenta respecto al exterior. En Alemania, alrededor del 70% del valor añadido de la industria del automóvil se genera internamente, mientras que el 30% restante es de origen foráneo.

En el caso de España, el peso del valor añadido nacional es "sustancialmente menor", en concreto del 48%, frente al 52% que se genera principalmente en Alemania, Francia e Italia, junto con otros países de la Unión Europea.

"En esta situación, cabría esperar que una perturbación a la producción en Alemania y España de una determinada magnitud afectara con mayor intensidad a la economía nacional en el caso alemán y a otros países en el caso español", explica el artículo.

A todo esto se suma que, de cara al futuro, el sector "se enfrenta a retos adiciones" derivados de los cambios en las preferencias de los consumidores, que cambian la propiedad por el vehículo compartido, o de las restricciones medioambientales, que ya estarían afectando a cada país productor en función del peso que tienen los diésel sobre la fabricación total.

800 millones

El pasado marzo, la consultora Oliver Wyman cifraba en unos 800 millones de euros el coste del Brexit para la automoción española sobre los intercambios comerciales con el Reino Unido. En total, el impacto para los flujos comerciales alcanzaría los 2.500 millones.

El informe “Impacto del Brexit: análisis Iberia” estimaba los costes burocráticos anualizados del Brexit sobre las exportaciones e importaciones entre España y el Reino Unido, es decir, aquellos relacionados con aranceles y aduanas, así como con las potenciales restricciones regulatorias. De este modo, el informe tiene en cuenta el impacto cuantificable y no los impactos adicionales/colaterales de otros aspectos como la migración, el talento, las inversiones, el consumo o la productividad.

El estudio destaca que la implantación de nuevas barreras arancelarias y no arancelarias añadirán hasta 3.100 millones en costes para las compañías. No obstante, hasta 600 millones (entre un 20% y un 25% del impacto) podrán mitigarse mediante, entre otros, ajustes en la cadena de suministro (cambio a proveedores locales) y la repatriación de inversiones estratégicas, llevando la producción más cerca de la demanda.

Así, España será, en términos absolutos, el sexto país más afectado de la Unión por el lado de las restricciones al comercio como consecuencia del Brexit, tras Alemania (9.400 millones de euros), Holanda (4.400 millones), Bélgica (3.900 millones), Francia (3.900 millones) e Italia (2.600 millones).