Peugeot Citroen anuncia que suprimirá 3.550 empleos en Francia

EFE. | PARÍS
Actualizado:

El grupo automovilístico francés PSA Peugeot Citroen anunció hoy que va a suprimir 3.550 empleos en Francia, con carácter voluntario, argumentando que la recesión que está causando el hundimiento de las ventas en Europa va a continuar.

PSA Peugeot Citroen ha convocado una reunión extraordinaria del comité de empresa el próximo 2 de diciembre para tratar de este recorte de plantilla, que se desglosa en 2.700 empleos de estructura y 850 de la factoría de Rennes, especializada en vehículos de gama alta, que son los que más sufren con la caída de las ventas.

Después de emitir su comunicado PSA precisó a Efe que no había incluido en el recuento total a los 850 de Rennes porque, según la explicación del grupo, son trabajadores dedicados al montaje y confirmó que el total de empleos que se quiere suprimir es de 3.550 y que la medida afectará a Francia. Esta reestructuración sobre una plantilla de unas 114.000 personas en Francia, que PSA denomina "Redespliegue de Empleos y de Competencias", concierne a obreros profesionales, empleados, técnicos, agentes y directivos, precisó la empresa en un comunicado, en el que hace hincapié en que la disminución de efectivos se hará sin despidos y sin prejubilaciones.

La compañía señaló que su plan "Cap 2010" que había presentado en 2007 pretendía un crecimiento de su actividad en los próximos años, "pero la crisis financiera e industrial que afecta al conjunto de la economía ha supuesto una reducción violenta de volúmenes de venta del grupo en los principales mercados europeos". De ahí este nuevo ajuste en todas las plantas y en todas las direcciones en Francia, que se suma a las medidas que ya había puesto en marcha, que se habían traducido en reducción de costos, disminución de las capacidades de las fábricas, muchas de las cuales están o van a estar en paro parcial.

La compañía francesa, que recordó que la crisis acarrea un descenso de las ventas en los principales mercados europeos del orden del 17% en el cuarto trimestre, aseguró que "esta recesión va a continuar en 2009", y avanzó que el retroceso será "de al menos el 10%".

El director de recursos humanos, Jean-Luc Vergne, insistió en que en este contexto "lo peor sería no hacer nada" porque eso podría poner en riesgo la empresa y sus 200.000 empleos. "En 2007 demostramos que sabíamos resolver nuestros problemas de adecuación de efectivos sin conflictos, sin dramas humanos, conforme a nuestro compromiso de no dejar a nadie frente a su problema de empleo", comentó Vergne, antes de añadir que "sabremos arreglar en este mismo espíritu nuestras dificultades actuales y saldremos de la crisis reforzados y más competitivos".

Sobre Rennes, que actualmente tiene una plantilla de unas 8.200 personas con contratos fijos, PSA dijo que hay un "excedente" de unos 900 obreros a los que se va a proponer su transferencia a las factorías también francesas de Sochaux, Mulhouse, Aulnay, Poissy, entre otras. Además se suprimirán 850 puestos de las mismas instalaciones de Rennes, cuyo futuro -según PSA- "no está en absoluto en cuestión", sino que junto al nuevo Citroen C5 que se ha lanzado comercialmente este año, tendrá un nuevo vehículo previsto para finales de 2010.