Mujeres y hombres al volante: Una cuestión de sexo que marca las diferencias
Tanto los unos como las otras buscan el mejor precio a la hora de comprar - abc.es

Mujeres y hombres al volante: Una cuestión de sexo que marca las diferencias

Aunque las compañías de seguros no pueden aplicar el criterio de «género» a la hora de cobrar las pólizas, numerosos estudios constatan las diferencias

Actualizado:

Desde diciembre del año 2012, y a raíz de la Sentencia del Tribunal de Justicia Europeo de 1 de marzo de 2011, las aseguradoras no pueden utilizar la variable del sexo como herramienta para determinar los precios de los seguros en los vehículos. Una normativa que equipara a hombres y mujeres a la hora de abonar las pólizas, pero que no impide que existan diferencias importantes a la hora de comportarse al volante.

Y al respecto, numerosas asociaciones y fundaciones han realizado estudios comparativos, tanto sobre las similitudes y diferencias a la hora de conducir, como sobre el tipo de trayectos o incluso la forma de elegir el vehículo familiar.

Según Julio Laria, director general del Instituto de Seguridad Vial Fundación Mapfre, los por lo general los hombres conducen vehículos con 50 caballos más de potencia, corren un 30% más que las mujeres y hacen unos seis trayectos diarios en coche frente a poco más de un trayecto que correspondería a las mujeres. Ellas además concentran el grueso de sus desplazamientos a diario, es decir, de lunes a viernes, mientras que los hombres también emplean el vehículo particular para sus desplazamientos durante los fines de semana. Explica Laria que esto se traduce en que «la mujer usa el coche para transportarse y para el hombre, el vehículo es un símbolo de estatus».

Durante la presentación del libro editado por la Fundación Mapfre «Mortalidad de jóvenes en accidentes de tráfico», también se expusieron algunas diferencias entre hombres y mujeres, pero en este caso a la hora de comprar el coche. Por ejemplo, los expertos aseguran que los vehículos se diseñan pensando en las mujeres aunque es a los hombres a los que les gusta conducir. Según el estudio también realizado por la fundación Mapfre «Actitudes y conducción», el 62 por ciento de los hombres se considera con carácter «tranquilo», frente al 43 por ciento de las mujeres. A ellas les estresa más conducir (54 por ciento) que a los hombres (36 por ciento), son menos agresivas como conductoras (43 por ciento) y como peatones (24 por ciento). Sin embargo, a las mujeres les estresan más las prisas (41 por ciento) que otros factores como la forma de conducir de los demás, que afecta más a los hombres (39 por ciento).

En otro estudio, el realizado por el portal de venta de coches Autoscout24, se analizan otros factores que relacionan el género y el coche, como los gustos, la necesidad de compra, o los motivos que llevan a cambiar de coche cada cierto tiempo. Así, para los hombres es más importante cambiar de coche y, de hecho el 21% de los conductores europeos reconoce haber cambiado de automóvil más de tres veces, frente al 9,7% de las mujeres.

Incluso el 71% de los varones cambiaría su vehículo por uno más nuevo. Eso sí, a la hora de vender el coche, las mujeres tienen menos reparos a la hora de ocultar pequeños fallos o imperfecciones.

Otras curiosidades con las que seguramente nos sentiremos identificados. Las mujeres tienen una mayor tendencia a pagar al contado, un menor apego por el vehículo usado, prefieren lavar el coche en un centro profesional y realizar las labores de mantenimiento en talleres profesionales. Sin embargo, ellos tienen tendencia a financiar el vehículo en el momento de la compra, a consultar en internet con portales de compra-venta y a lavar y reparar el coche ellos mismos. Más de la mitad de las mujeres pone nombre a su coche.

Las mujeres tienen mayor peso en el sector de compra de automóviles usados, según el Libro Blanco del Vehículo de Ocasión elaborado por la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Ganvam. Este estudio afirma que las mujeres deciden ya más de la mitad de las compras de vehículos usados que se realizan en España, exactamente 50,2%. Las decisiones compartidas en pareja se han incrementado el 220% en los últimos cuatro años y que más del 35% de las operaciones de compra se deciden a medias.

En sus estadísticas sobre quién decide la compra, Ganvam afirma que las mujeres son quienes tienen ese poder de decisión debido sobre todo a «su sentido práctico y su mejor gestión de la economía doméstica». En el criterio femenino pesan factores como el ahorro, el precio, la oferta y el uso posterior del vehículo, por este orden.

Sin embargo, no todo es cálculo y ellas también tienen sus caprichos en cuanto al diseño. La estética suele ser un factor de decisión importante. Además, las mujeres jóvenes, sobre todo las que están entre los 26 y los 35 años, son las más entusiastas con respecto a la compra de coches usados.

Se aprecia también que la independencia económica de las mujeres las lleva a menudo a saltarse el presupuesto, incluso con mayor frecuencia que los hombres.

Para ellos, sin embargo, entran en consideración aspectos que el estudio denomina «impulsivos», como la potencia, las prestaciones o el equipamiento.

Pero todo no iban a ser diferencias. Según un estudio de seguridad vial de la Fundación Mutua Madrileña, ambos sexos parecen ser iguales en sus conductas, ya que presentan los mismos índices de reincidencia tras causar un accidente de tráfico.