Del elécrico VLV Peugeot fabricó 377 unidades. Se adelantó a su tiempo.
Del elécrico VLV Peugeot fabricó 377 unidades. Se adelantó a su tiempo.

Diez curiosidades de Peugeot que (quizá) no conocías

Doscientos años dan para mucho y para muchas curiosidades, como recuerda la firma francesa echando la vista atrás.

Actualizado:

En sus dos siglos de trayectoria industrial (en 2010 se cumplieron 200 años de su nacimiento), Peugeot ha tenido tiempo para hacer casi de todo. Ahora, la compañía francesa ha queride recuperar diez curiosidades para muchos desconocidas.

Histórica y popularmente, Peugeot es conocida por su condición de fabricante de automóviles. Sin embargo, todos esos años no se han dedicado solo al mundo del motor. De hecho, Peugeot nació como una empresa familiar a raíz de un molino en el que se producían herramientas, sierras, cintas de acero para costuras o piezas de relojería.

Desde 1810 hasta que se presentó el Type 1 (considerado el precursor de los automóviles Peugeot), en la Exposición Universal de París, el fabricante no paró de aplicar su saber hacer industrial a distintos proyectos. En esos años, popularizó sus molinillos de café, saleros y pimenteros, sus corsés y miriñaques y sus máquinas de coser. Actualmente sigue fabricando saleros y pimenteros, muy apreciados en la gastronomía profesional

El primero de todos

El primer descapotable convertible de la historia lleva la firma de Peugeot. En el Salón de París de 1934, presentaba la tecnología Eclipse: sobre la base de un 401, la marca introducía una arquitectura que permitía retraer el techo de forma eléctrica. Después llegaría a otros modelos como el Peugeot 601 o el 402. Décadas después, modelos actuales como los 207 CC y 308 CC adaptarían ese sistema, e incluso el nuevo 108 presenta una solución similar con su versión TOP!.

¿Por qué un león como símbolo? Ahora ya estamos acostumbrados a relacionar a Peugeot con el anagrama de un león posado sobre sus patas traseras, pero no es una elección casual. El logo viene de lo que representa este animal y las características de las citadas sierras, resistentes como sus dientes, flexibles como su espinazo y rápidas en el corte como la agilidad de este felino. El 20 de noviembre de 1858, Émile Peugeot (padre de Armand Peugeot y que a posteriori sería el fundador de la marca tal y como la conocemos) registró en el Conservatorio Imperial de Artes y Oficios esta imagen.

¿Y por qué los modelos Peugeot se llaman como se llaman? La denominación de tres cifras, con sus variantes, es casi un rasgo genético. En 1929 se lanzaba el 201, que se bautizó así al tratarse del proyecto 201 de la oficina de estudios. Desde entonces, se mantiene la tradición: la primera cifra identifica a la familia del vehículo y su tamaño (segmento; la tercera indica la generación y, actualmente, se limita a un 8 para la mayoría de modelos o un 1 para la oferta dirigida a mercados de conquista; y el 0 del medio, invariable, es el eslabón que une el segmento con la generación y solo cambia en caso de siluetas complementarias, como los crossover, que añaden otro 0. Como toda buena regla, existe una excepción: modelos especiales como el RCZ recurren a letras, las versiones deportivas recurren al apelativo R o GTi, y conceptos como los coupe-cabriolet o familiares lo indican mediante las siglas CC o SW, respectivamente.

Patrocinador

Peugeot inventó el concepto de patrocinio deportivo. Mucho antes de que marcas de calzado se hiciesen célebres uniendo su nombre a las grandes estrellas del deporte, en 1928, la familia Peugeot fundaba el Football Club Sochaux-Montbéliard, el primer club de empresa, generando lo que sería el primer patrocinio deportivo.

El primer vehículo eléctrico de Peugeot data de 1941. En ese año, y debido al racionamiento del combustible que experimentaba Francia con motivo de la Segunda Guerra Mundial, concibió el VLV, cuyas siglas hacen referencia a ‘Vehículo Ligero Urbano’. Funcionaba con cuatro baterías de 12V conectadas en serie, contaba con una autonomía de 80 km y alcanzaba 30 km/h. Se produjeron 377 unidades y, aunque no fue un éxito comercial se adelantó varías décadas a la historia del automóvil.