Taller mecánico en Valladolid
Taller mecánico en Valladolid - Francisco Javier De Las Heras

La Guardia Civil estrecha el cerco a los talleres ilegales al cerrar más de 230 establecimientos

Los fabricantes de vehículos estiman que la operación ha permitido aflorar economía sumergida por 130 millones

Actualizado:

Establecimientos en lugares apartados donde antiguos empleados de talleres realizan reparaciones sin atender a criterios medioambientales o de seguridad. Locales regentados por «mafias» de manera clandestina o negocios «semilegales», que cuentan con las licencias necesarias, pero que llevan a cabo, en ocasiones, «actuaciones que no les corresponden». Esta es la descripción que ofreció el presidente de la patronal de vendedores de automóviles (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, de los talleres mecánicos ilegales sobre los que la Guardia Civil ha estrechado el cerco en el último año.

En concreto, después de detectar 1.288 establecimientos de este tipo y denunciar 17.070 infracciones, 238 talleres ilegales han echado ya el cierre (un 18% del total). Estos fueron los datos facilitados por el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, durante la firma de un procedimiento de colaboración con Mario Armero, vicepresidente de la patronal de fabricantes de automóviles (Anfac), y Sánchez Torres.

El pasado mes de octubre, los agentes de la Benemérita llevaron a cabo «un plan de intesificación en las inspecciones a talleres mecánicos, tras haber tenido conocimiento de la proliferación de establecimientos regentados por personas que aunque tenían conocimientos en la materia, carecían de cualquier titulación ni licencia de actividad». Dicha operación se saldó con 5.794 inspecciones y la interposición de 9.549 denuncias de carácter administrativo. De ellas, el 61,7% se debieron a la vulneración de la legislación medioambiental, el 27,9% por la carencia de licencias municipales o incumplimiento de la normativa de industria y el 10,4% restante por transgredir la legislación de la Seguridad Social y en materia tributaria.

Fernández de Mesa ilustró estas infracciones medioambientales con el resultado de la «operación bidón», que tuvo lugar el pasado mes de junio y que se saldó con el cierre de un local en el que trabajaban cinco personas responsables de manipular irregularmente 1.000 toneladas de residuos industriales.

La Guardia Civil ha especificado que en tres años las inspecciones en este campo se han multiplicado por cien: se ha pasado de realizar 61 en 2011 a 6.548 en 2014. En este mismo periodo las denuncias administrativas han repuntado desde 308 hasta 17.070. La patronal de los fabricantes, por su parte, calcula que el cierre de los establecimientos ilegales ha supuesto el afloramiento de 130 millones de economía sumergida y ha contribuido a la conservación de 2.400 puestos de trabajo.