El Bernabéu «de Mussolini» y otros grandes proyectos que nunca vieron la luz en Madrid

El Bernabéu «de Mussolini» y otros grandes proyectos que nunca vieron la luz en Madrid

El Colegio de Arquitectos exhibe en una muestra las grandes obras que quedaron en segundo lugar en los concursos urbanísticos. Se puede ver hasta el próximo viernes

Actualizado:

El Colegio de Arquitectos exhibe en una muestra las grandes obras que quedaron en segundo lugar en los concursos urbanísticos. Se puede ver hasta el próximo viernes

123456
  1. Estadio Santiago Bernabéu (Turcios y Vaselga, 1944)

    El proyecto, firmado en 1944, era obra de Joaquín Vaquero Turcios y Eduardo Vaselga. Recuerda a las construcciones que se realizaban en la Italia de Mussolini. El conjunto estaba dividido en dos zonas: un rectángulo de juego de 160 por 200 metros, sobre el que se construye el gran edificio del campo de fútbol, y un triángulo, separado del primer edificio por una calle de nueve metros de anchura, pero que queda comunicado con el mismo por medio de un gran puente. La capacidad del estadio era de 65.000 espectadores.

  2. Las Torres KIO de plaza Castilla (Ábalos y Herreros, 1986)

    Lo firman Iñaki Ábalos y Juan Herreros, en 1986. Dos solares idénticos en plaza Castilla debían acoger 120.000 metros cuadrados de actividades públicas y privadas resolviendo los tráficos existentes y añadidos. El proyecto desarrollaba tres proposiciones: la densidad como una oferta positiva; la estratificación como una alternativa a la segregación; y el rascacielos «mixed-use» como una expresión poética de la cultura contemporánea.

  3. Palacio de Cibeles (Carrasco-Muñoz y Saldaña, 1904)

    Este es el proyecto es obra que plantearon Joaquín Saldaña y Jesús Carrasco en 1904. El edificio tenía pretensiones de convertirse en futuro ministerio, algo que tachó de erróneo la Academia, aunque sus fachadas fueron las mejor estudiadas de los tres proyectos presentados. Finalmente, se llevó a cabo el proyecto de Antonio Palacios y Joaquín Otamendi.

  4. Casino de Madrid (Antonio Palacios y Joaquín Otamendi, 1903)

    Palacios y Otamendi no consiguieron el primer premio para su proyecto con el Casino de Madrid, aunque parte de su esencia la lleva. En esta obra querían ensalzar la monumentalidad, acusando al exterior los elementos esenciales. La Sociedad del Casino pidió a Le Fargé la elaboración de un proyecto en el que se combinasen las ideas de las seis propuestas presentadas, entre ellas la de Palacios y Otamendi.

  5. Ampliación del Banco de España (Corrales y Vázquez Molezún, 1978)

    El proyecto de Rafael Moneo fue el que se ejecutó en las obras de ampliación del Banco de España, pero en segundo lugar quedó la obra (en la imagen) de José Antonio Corrales y Ramón Vázquez Molezún. Pretendían que la concepción arquitectónica y constructiva siguiera criterios actuales, respondiendo a la época.

  6. Ampliación del Reina Sofía (Perrault, 1999)

    Dominique Perrault no venció el pulso a Ateliers Jean Nouvel en 1999. Su idea era concebir la extensión del museo como una caja. La gran galería se desarrollaba a nivel doble y funcionaba de manera flexible y autónoma. En el último piso, la sala de lectura era protegida del sol por el desbordamiento del techo.