Dos «barman» preparan cócteles durante la presentación de Coctelsaña, ayer en La Fiambrera (Pez, 7) - de san bernardo

Malasaña reiventa el cóctel con creaciones clásicas e innovadoras

Treinta locales del barrio participan en la ruta Coctelsaña entre el jueves 15 y el domingo 25 de octubre

Actualizado:

El secreto de un buen cóctel, asegura quien los prepara, es que no existe. El único guión es el gusto de quien lo toma y el perfecto equilibrio entre los elementos que lo conforman, como el caso del «3some», una creación a base de shotka, limón exprimido, tónica, peppermint y hielo. La innovadora combinación, así como la fórmula, es una analogía del espíritu de Coctelsaña, la ruta que pretende conjugar nuevos y exóticos sabores con el pasado y el presente del mundo de la coctelería.

El carácter abierto y vanguardista del barrio de Malasaña y sus locales, escenario habitual de las primeras copas en la noche madrileña, asegura las bases del éxito por segundo año consecutivo. En esta ocasión desde el jueves 15 hasta el domingo 25 de octubre.

Cada uno de los treinta locales se acerca a esta inquietud a su manera. Algunos, con la intención de popularizar sus cócteles más demandados, aprovechan el precio único de 4,50 euros. Otros rinden homenaje a la Gran Vía de los años 20 con clásicos como el Manhattan. La mayoría, en cualquier caso, con la imaginación y la orginalidad como propósito. Como destacaron ayer en la presentación del evento, en la Fiambrera (calle del Pez, 7), todos refuerzan la idea del cóctel en ambientes sencillos, libre de las atribuidas connotaciones históricas.

Cinco rutas simultáneas forman una global en la que cada una ha sido bautizada con el licor principal que las caracteriza: Marie Brizard, Gin Old Lady’s, Punt e Mes, Antica Formula, Branca y Branca y Brancamenta y Shotka (el producto estrella)–.

La principal novedad de esta edición de Coctelsaña es la presentación de Shotka, un vodka aromatizado con semilla de cannabis. Libre de efectos piscotrópicos, se trata de una bebida versátil que puede tomarse sola o combinada, tanto en un cóctel como con tónica y hielo simplemente. Su singularidad está en su graduación (50º) y destilación. Desde la marca declararon a ABC que, aunque están en el mercado desde 2007, su presencia en esta ruta del cóctel «es una gran apuesta» para introducirse en España; una oportunidad única «en uno de los barrios más modernos de Madrid».