Una pareja toma una copa en el Jardín de Miguel Ángel
Una pareja toma una copa en el Jardín de Miguel Ángel - maya balanyà
el verano de madrid

El gran vergel de la Castellana

Un espacio al aire libre lleno de frondosa vegetación acoge un restaurante con terraza y «lounge»

Actualizado:

Cuando llega el verano y el buen tiempo, el hotel Miguel Ángel (cinco estrellas) abre las puertas de su rincón más especial y exclusivo, el precioso Jardín de Miguel Ángel, un espacio de más de mil metros cuadrados abierto tanto para clientes como para el público general hasta septiembre.

Es una terraza al aire libre decorada con bonitas columnas y una frondosa vegetación, perfecta para acoger cenas románticas, para ir a tomar una copa entre amigos, o simplemente para disfrutar de un pequeño picoteo entre horas. Según describen sus responsables, es «un espacio polivalente donde se respira ocio, entretenimiento, bienestar y alta gastronomía, que invita a escaparse de la rutina y evadirse de todo en pleno corazón de la capital».

En esta temporada estival, este bonito vergel en mitad del Paseo de la Castellana acoge el restaurante de verano El Jardín del Miguel Ángel, cuyo Chef Manuel Prats se encarga de que el visitante pueda disfrutar de cenas perfectas basadas en una cocina puramente mediterránea. La especialidad de la casa es el canelón de cordero confitado y setitas con matices lácteos y trufa (21€), pero también hay otras delicatessen como las croquetas de marisco con verduras (14 €), el bogavante termidor con cereales al curry (30€) o, entre los postres, el Éclair de cacao en texturas y pincelada de mango (8€).

El mejor picoteo rápido

Para picar algo rápido hay una cómoda zona «lounge» llena de mesas y sillas vintage de hierro tintadas en blanco, ideal tanto para un desayuno improvisado o para tomar un café o una copa. Esta zona alberga actuaciones musicales en directo los jueves, y puede reservarse para eventos privados.

Algunas veladas el jardín ofrece sorpresas como «La noche de las burbujas y el cava» o «La noche gintonizante», y si se quiere culminar la visita por todo lo alto, el hotel dispone de la opción «beauty breakfast», que consiste en una sesión en su Caroli Health Club, que se puede disfrutar antes o después de un saludable desayuno servido en la terraza del jardín, y que se compone de un regenerante circuito SPA (con piscina climatizada, jacuzzi con cascada, cuello de cisne y jets subacuáticos, ducha de contrastes y sensaciones, ducha de cromoterapia, sauna, baño turco y área relax con agua de cítricos) y de una amplia selección de masajes o tratamientos corporales o faciales, ofrecidos por expertos terapeutas.

Además, a esta experiencia de relax y ocio se le pueden añadir las llamadas «Summertivities», que incluyen sesiones de ABD & Stretch, pilates, cardio express y mind & body (consultar disponibilidad y precios de los tratamientos en el 91 452 05 23 / 41).