Imagen de este diario el siniestro ocurrido el 9 de marzo de 1999
Imagen de este diario el siniestro ocurrido el 9 de marzo de 1999 - ABC

El techo del Cine Proyecciones ya se derrumbó en 1999

Fue en el preestreno de «Shakespeare in Love», con 700 personas. No hubo heridos, como el pasado miércoles en el pase de «Everest», pero el susto fue mayúsculo

Actualizado:

La falsa techumbre del Cine Proyecciones de la céntrica calle de Fuencarral se ha derrumbado ya en dos ocasiones, por suerte sin graves consecuencias para los espectadores que abarrotaban el patio de butacas. Ocurrió el pasado día 16 y el 9 de marzo de 1999. En ambas, también, el siniestro se produjo un miércoles, el día del espectador, con el patio de butacas abarrotado de público y con películas de estreno.

En el suceso del pasado miércoles a los cinco minutos de que comenzara el pase de «Everest», una película que narra los graves problemas de dos expediciones en plena subida a la emblemática montaña, el suspense de la ficción traspasó la pantalla. Se convirtió en real cuando treinta y dos metros cuadrados de escayola, fibra y soportes metálicos cayeron sobre parte del público: 250 personas en total.

El caos, los gritos y el pánico se adueñaron de los cinéfilos, quienes, en un principio, atribuyeron la fuerte vibración que escucharon a los efectos especiales del filme, y eso que no eligieron la versión en 3D que se proyectaba en otra de las salas del Cinesa Proyecciones. El incidente se saldó con siete heridos leves, que, a buen seguro, recordarán siempre esa anécdota que pudo tener peores consecuencias. Lo que no sabremos es si volverán a ver esa cinta.

«Una manada de caballos»

El anterior episodio se produjo otro miércoles de 1999, un 9 de marzo. Entonces 700 personas llenaban el cine que dio paso años después a los ocho minicines actuales. La película en cartel en esa ocasión era de tinte romántico: «Shakespeare in Love», y narraba el lance del joven escritor inglés con una muchacha cuando estaba escribiendo Romeo y Julieta.

La aventura, de nuevo, se vivió entre el público que asistía al preestreno. Fue sobre la medianoche y los espectadores se perdieron el final y tuvieron que salir por piernas cuando se vinieron abajo quince metros cuadrados del falso techo de escayola de la planta alta del céntrico cine sobre un anfiteatro cerrado al público, justo cuando se proyectaba una de las escenas más emocionantes. El guión se repitió y no fueron pocos los asistentes que pensaron que el ruido, «similar al de una manada de caballos», se debía al sonido, pero la polvareda que siguió les sacó de dudas, tal y como se hizo eco ABC.

Después del incidente, el cine, uno de los de más solera de Madrid que data de 1932, se cerró al público, tras llegar la propiedad a un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid. Necesitaba una reforma, ya que carecía de salidas de emergencia, algo que se produjo en 2004. Volviendo al presente, Cinesa, la empresa que lo gestiona, anunció ayer que hoy reanudará sus sesiones tras inspeccionar todas las salas tras el aparatoso suceso del miércoles.

«En nuestro más de medio siglo de existencia nunca se ha producido un incidente similar», indicaban ayer en una nota de prensa.