isabel permuy

Carmona rechaza dejar el acta de concejal para ser senador: «Yo no tengo precio»

El portavoz del grupo municipal socialista, que ha advertido que no dejará su cargo, ha deslizado que la dirección nacional del partido está detrás de la decisión de apartarlo

Actualizado:

El portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona, ha comparecido esta tarde para explicar su postura ante la decisión del PSOE-M de apartarlo del Consistorio, supuestamente por los malos resultados en el 24-M y por el malestar tras su pacto con la alcaldesa Manuela Carmena. Así, Carmona ha advertido que «no dará ni un paso atrás» en su idea de ser concejal porque «los madrileños lo han elegido». Ante la proposición de Sara Hernández de dejar su acta para ser Senador, ha revelado que su respuesta ha sido «no»; «yo no tengo precio», ha destacado.

El socialista, que ha señalado que «las formas han sido las menos adecuadas», ha indicado que, dado el mapa de división que se adivina dentro de la formación, «en algunos pesará la responsabilidad de la ruptura interna del partido». En ese sentido, Carmona ha deslizado que la decisión no es exclusiva de la agrupación madrileña, con la consiguiente acusación a la dirección nacional del partido.«No estoy de acuerdo con la dirección; a mi no me van a callar», ha señalado un combativo Antonio Miguel Carmona.

Para el socialista, que ha estado arropado por los concejales del PSOE Mar Espinar y José María Dávila, su cese es la consecuencia del último congreso regional extraordinaria del que salió elegida Hernández. «Esto es una cuestión puramente interna, en el que una parte del partido, concretamente el 55%, quiere sacar del partido al otro 45%», ha criticado. Asimismo ha cuestionado los argumentos con los que la nueva ejecutiva del PSOE-M ha justificado su cese, basándose en los malos resultados obtenidos durante las pasadas elecciones del 24-M. «Han sido malos, pero la campaña ha sido pésima», ha afirmado tras preguntarse si este movimiento interno tendrá consecuencias de cara a las elecciones generales que tendrán lugar dentro de unos meses.

«No dejaré de ser amigo de mis amigos»

«En algunos pesará la responsabilidad de la ruptura del partido», ha dicho después de defender su gestión al frente de la «oposición vigilante» que dice haber ejercido sobre Ahora Madrid. «El grupo municipal socialista ha trabajado este tiempo como una roca, de forma unida y sensata. Siempre he respetado las decisiones de la ejecutiva federal de mi partido y lo seguiré haciendo. He cumplido las órdenes federales que se me han dado: votar a favor de la investidura de Ahora Madrid, no participar en el Gobierno y ser discreto respecto a determinados asuntos», ha comentado.

No obstante, asegura que nunca ha escondido «ser amigo de Tomás Gómez y de Juan Segovia». «No me arrepiento de haber salido a defender a Tomás Gómez», ha respondido tras ser preguntado por si entendía esta decisión como una «venganza».

Carmona se marcado un objetivo de aquí a la celebración en septiembre del congreso regional ordinario del PSOE-M. «Me voy a dejar hasta la última gota de mi sudor por hacer posible el cambio en la dirección de mi partido», expresó tras señalar directamente a Ferraz como origen de su cese. «No señalo directamente al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, porque no he hablado con él», ha dicho. «Yo no voy a llamarle», ha asegurado. «Están intentando hacerse con el control de un partido que tiene 136 años de historia», concluyó.

«Nos vemos dentro de 7 meses. Me voy a encargar de cambiar la dirección de este partido»

Lo que si ha dejado claro es que no descarta presentarse como rival de Sara Hernández en dicho congreso ordinario. «Algunos tienen miedo desde que dije que mi sueño era ser secretario general de los socialistas madrileños. Esta es la consecuencia de aquellas palabras mías», ha recalcado. Y advirtió: «nos vemos dentro de siete meses. Me voy a encargar de cambiar la dirección de este partido». «Seguiremos hablando, y mucho», amenazó.