Varios niños alimentan a dos cabras durante su visita al parque temático de Faunia
Varios niños alimentan a dos cabras durante su visita al parque temático de Faunia - maya balanyà

Jornada festiva en Faunia para más de 300 niños vulnerables

Visita familiar existosa del programa social CaixaProinfancia, destinado a los niños en riesgo de exclusión social, con Faunia como escenario de fondo

Actualizado:

«¡Qué bonito el oso panda! Quisiera tocarlo», exclama, inocente, un niño. «¡Ala, mira cómo nadan los pingüis!», irrumpe, fascinada, una niña. «¡Qué miedo la serpiente!», confiesa otro crío tras visitar a las serpientes. Son algunos de los comentarios espontáneos que registraron una auténtica marea de niños, con los animales de Faunia como testigos, en una jornada lúdica, a cargo del programa social CaixaProinfancia, como broche final al curso.

En total, más de 300 niños disfrutaron, al tiempo que aprendieron, de los cientos de animales que integran el parque temático junto a sus familiares. Pero, sin duda, los canguros, los pandas o los pingüinos fueron los verdaderos protagonistas para los más pequeños.

Melina Arce, responsable de eventos de Faunia y del Aquarium de Madrid, se mostró «encantada de que el parque reciba a tantos niños» en un día idílico marcada por las sonrisas. A su juicio, fue una gran oportunidad para «recrear y acercar el ecosistema de las fieras» hasta los chavales. Un invitado especial, e león marino de Steller, tampoco quiso perderse la fiesta.

Respaldo importante

Un total de 6.215 niños, solo en Madrid entre enero y mayo del presente curso, han recibido el respaldo fundamental de la Obra Social «La Caixa» desde la puesta en marcha del programa (2007). Cifra que se dispara hasta los 44.050 en el conjunto de España. Para Marc Simón, director corporativo del Área Social, la celebración por primera vez de este evento en Faunia «premia el trabajo de los niños durante todo el año». Un respaldo que se traduce a largo plazo «en la mejor garantía de un futuro prometedor para ellos».

Los padres, por su parte, se mostraron totalmente agradecidos por la apuesta ambiciosa que la entidad bancaria lleva a cabo con sus pequeños. Un programa centrado en la atención a hogares vulnerables, con niños de 0 a 16 años, en riesgo de exclusión. Un objetivo que se desarrolla en cinco grandes líneas de trabajo: refuerzo educativo, educación no formal y tiempo libre, apoyo educativo familiar, atención y terapia psicosocial y promoción de la salud.

El encuentro vio la luz, asimismo, gracias al esfuerzo de 32 entidades coordinadas a su vez por otras cinco. Entre ellas, Cáritas Madrid, Save the Children o la Fundación Tomillo.