Golpe a las mafias de las peleas de gallos

Tenían un recinto en San Fernando. Hay 14 detenidos y se han recuperado 32 animales, 5 de los cuales tuvieron que ser sacrificados. En el «ring» había 70 personas, algunas menores. Las apuestas llegaban hasta los 4.000 euros

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Catorce personas han sido detenidas por organizar peleas de gallos en una nave situada en un poblado marginal de San Fernando de Henares, una actividad prohibida en la región. En la operación conjunta realizada por Guardia Civil y por la Policía Municipal de Madrid el pasado 3 de junio se recuperaron 32 animales, 8 con gravísimas heridas en la cabeza de los cuales cinco tuvieron que ser sacrificados. Además, en una fosa, hallaron otros nueve muertos.

Así lo han explicado esta mañana en rueda de prensa la Delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, el capitán del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) del Instituto Armado, José Hernández Sierra y el sargento de la Policía Municipal, Carlos Candia. Al grupo criminal, integrado por ciudadanos españoles salvo un suramericano, se le imputa un delito continuado de maltrato animal, dado que estas prácticas suelen acabar en muerte. Se trata del primer caso que se produce en la Comunidad de Madrid por este asunto.

Las investigaciones comenzaron a raíz del desmantelamiento de un punto similar situado en el municipio de Navalcarnero el pasado mes de enero. Las pesquisas realizadas por los agentes de la Benemérita y de la Policía Municipal dieron sus frutos cuando, estos últimos, en un control realizado en la entrada a la Cañada Real Galiana detectaron un vehículo con un gallo malherido dentro de una jaula. Las sospechas de que los encargados del lucrativo negocio en Navalcarnero se hubieran trasladado a otro lugar dieron sus frutos el pasado mes de abril, contrastando las indagaciones que estaban realizando por separado por ambos cuerpos.

«Ring», «galleras», cafetería...

Los responsables del «reñidero» estaban en una nave situada en entre San Fernando de Henares y Torrejón de Ardoz, en la M-203. Tras dos meses de vigilancias detectaron indicios de que estaban realizando la misma actividad: acudían muchos vehículos determinados días algunos de los cuales portaban cajas con animales y permanecían varias horas en el interior. El grupo tomaba muchas medidas de seguridad, vigilaba los accesos, la entrada al recinto, vedada, salvo para un núcleo cerrado de personas, así como el interior.

Cuando entraron los agentes de la Guardia Civil, de la Policía Municipal y del Emume al interior sorprendieron a70 personas contemplando una de las peleas que organizaban entre las que se encontraban menores de 8 a 15 años. En las instalaciones había un «ring» circular con gradas, todas ellas ocupadas, «galleras» (habitáculos para los animales), así como taquillas que contenían a más aves. También había un bar y anotaciones en tablones y talonarios.

Entre los detenidos se encuentra el organizador de las peleas y el taquillero, que cobrara 10 euros por entrar. Las apuestas partían de esa cifra hacia arriba, en ocasiones hasta los 4.000 euros. No obstante, las ganancias que solían obtener los organizadores se situaban entre los 800 y los 1.000 euros.