sucesos

Ocho detenidos tras una batalla campal entre bandas latinas en el Metro de Legazpi

«¡Hay un tipo con un machete!», gritaron algunos y oyeron un estruendo que asociaron a un disparo. Los viajeros comenzaron a correr, despavoridos, y vivieron momentos de pánico

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La estación de Metro de Legazpi de la Línea 6 se convirtió ayer en el escenario de una nueva batalla campal entre bandas latinas, que provocaron el pánico entre los viajeros. Todo sucedió cuando el convoy, que se desplazaba en dirección a la Plaza Elíptica e iba abarrotado, paró y abrió las puertas. Entonces, algunas personas comenzaron a gritar: «¡Hay un tipo con un machete!», mientras otros oían un estruendo que asociaron a un disparo.

La mayoría de los pasajeros desalojaron los vagones y empezaron a correr, despavoridos, entre pisotones y algunas caídas, según relató a ABC una testigo de lo ocurrido. A las 21.56 horas la sala del 091 recibía la llamada de un vigilante de seguridad que alertaba de que se estaba produciendo una trifulca entre bandas latinas.

La estación de Usera se cerró

La única vía de salida era un ascensor, que se convirtió en una ratonera. «Estábamos todos agolpados y, por el peso, no podía subir. Ha sido horrible. Hemos pasado mucho miedo. Enseguida han llegado los vigilantes y agentes de la Policía Nacional y la situación se ha empezado a controlar», agregó.

La trifulca acabó con ocho detenidos que fueron trasladados hasta la comisaría de Arganzuela. En las inmediaciones de la siguiente estación, Usera, tres personas resultaron heridas en el transcurso de una riña, una de las cuales fue atendida por el Samur a consecuencia de un golpe en una pierna en la calle de Mirasierra.

Fuentes policiales investigan si ambos sucesos están relacionados. Lo cierto es que la estación de Usera se cerró al público, por lo que indagan si los participantes en la pelea multitudinaria de Legazpi pudieron escapar por los túneles.

En Twitter, algunos testigos hablaban de que se habían producido botellazos, machetazos y habían visto sangre y cristales rotos. La Policía investiga lo ocurrido.