El coordinador de la oficina de Salud Mental junto a una médico en un simulacro de un caso práctico
El coordinador de la oficina de Salud Mental junto a una médico en un simulacro de un caso práctico - jaime garcía

Salvavidas en situaciones límite: así se interviene ante un intento de suicio

Ayudar a los sanitarios del Summa a abordar las conductas suicidas, eje del curso formativo impartido por psiquiatras

Actualizado:

Prevención. Es la única estrategia eficaz para evitar las conductas suicidas, un grave problema de salud pública que provoca más víctimas por muerte no natural que los accidentes de tráfico, los laborales, los homicidios y la violencia de género, según explicaron los expertos de Salud Mental de la Consejería de Sanidad. Y para ayudar a su abordaje es esencial la formación específica de los profesionales encargados de la asistencia.

Por ello, ayer se realizó el primer curso de Detección y Manejo de las tentativas de suicidio destinado al personal del Summa 112 impartido por psiquiatras. «Son ellos en la mayoría de los casos los primeros que intervienen cuando hay una emergencia», precisó el gerente de ese servicio, Pedro Martínez Tenorio.

Tras simular un caso ficticio, psiquiatras y trabajadores del Summa expusieron las claves de la atención de estos enfermos. «Lo primero es frenar la situación de riesgo, empatizar con el sujeto y conseguir llegar a él emocionalmente, no juzgarle y persuadirle de la necesidad imperiosa de acudir a un hospital para recibir ayuda inmediata y eso no siempre es fácil. En caso de resistencia se puede hacer un traslado forzoso a una Unidad de Psiquiatría, pero tratamos de evitarlo en la medida de lo posible», expuso Susana Jato, médico de Summa.

«Hay que ir al grano y no centrar la atención en el intento autolítico –atentar contra la propia vida– sino en los problemas de fondo que han abocado a la persona esa situación desesperada para ponerle remedio, como sucede con otras patologías», recalcaron. «Mantener la calma es esencial y normalizar la situación, así como separar a los familiares y tranquilizarlos también. A veces es más difícil tratarlos al ellos que al propio paciente», agregó la médico del Summa.

Recalcaron que cuando alguien tiene un problema psicológico no le suele dar la importancia que tiene, pero el dolor interno está ahí, precisaron, por su parte, el coordinador de la Oficina de Salud Mental y la coordinadora asistencial, Guillermo Petersen y Mercedes Navío, respectivamente.

Las causas de las tentativas de suicidio son multifactoriales, cualquiera que conduzca a una persona a una situación límite, pero en el 90% de los casos hay una enfermedad mental detrás –y dentro de esta, en un 50% la depresión–, por lo que hay que detectarla y tratarla, incidió Navío.

Siempre hay una salida

Los especialistas recalcaron que los mejores factores de protección son la familia y el entorno social. «Casi todos podemos ser agentes antisuicidio. Tenemos que amplificar el mensaje de esperanza para que quien atraviese por esa situación pida ayuda porque siempre hay salidas», agregó. Y comparó la prevención en este ámbito a un proceso parecido a la salida del armario por el estigma social que provoca.

Agregó que estas conductas son previsibles y evitables, como lo demuestran las acciones que la Comunidad realiza desde 2011 con programas específicos de prevención en el Doce de Octubre y en la Fundación Jiménez Díaz. Estas medidas han disminuido significativamente la tasa de repetición de tentativas. Ello, junto al seguimiento ambulatorio en el plazo de una semana tras la valoración del enfermo en Urgencias ha hecho que las cifras de Madrid estén por debajo de la media nacional, aseveró.