Carta de Ferraz a empleados de Callao: no vaya al trabajo, le pagamos el sueldo

Pedro Sánchez acaba con la «era Gómez» cambiando los bombines de su despacho y echando a sus afines. Para ello quería las oficinas vacías. Ayer despidieron a once personas

Actualizado:

Tomás Gómez y el resto de trabajadores del PSM tenían el acceso prohibido ayer a la sede de Callao. Tan solo entraron en las oficinas del Palacio de la Prensa varios vigilantes de seguridad para impedir la entrada a cualquiera. No había ningún cartel de «cerrado por reforma», pero la llegada de los cerrajeros para cambiar los bombines era un buen aviso de que de puertas para adentro ya nada sería igual, al menos las personas.

«Hoy no ha aparecido nadie más que los de seguridad. Menudo revuelo que hubo el miércoles aquí en la planta entre la gente de las oficinas y los periodistas. ¡Como nunca!», afirmaba una voluntaria de Manos Unidas, la ONG que comparte rellano en la cuarta planta con las instalaciones que dan acceso al despacho que ha sido hasta el día 11 del «invictus» Tomás Gómez. «Era un buen vecino», comentaba la mujer. La última vez que cruzó el mismo el acceso al Palacio de la Prensa fue el miércoles a las 10.30 de la mañana.

El exsecretario general de los socialistas madrileños se enteró de este hecho cuando concedía una entrevista en televisión. Irónicamente valoró la actuación diciendo «¡qué pena de mi partido!»; «por lo menos que me devuelvan la miniatura de mi vespa» –e s un apasionado de estas motocicletas–.

Aviso por burofax

La nueva gestora que dirige ahora a los socialistas madrileños, colocada por Ferraz, envió a los 35 trabajadores de Callao ayer una carta donde se les invitaba a no ir a trabajar. «Desde este momento y hasta que la comisión gestora lo determine, se le concede un permiso para no acudir a su puesto de trabajo sin que ello afecte a su retribución. Le informaremos puntualmente de la decisión de la gestora para la reincorporación inmediata a su puesto de trabajo», detalla la misiva. Pero lo cierto es que once de ellos ya no volverán a pisar el 4 de Callao.

La Comisión Ejecutiva Federal del PSOE comunicó por burofax al comité de empresa del PSM que se daban por finalizados once contratos de trabajo de obra y servicio determinado que se encontraban vinculados al mandato de la Ejecutiva Regional de la «era Gómez».

Rafael Simancas manifestó al término de su comparecencia en Ferraz tras la primera reunión de la comisión gestora que Gómez «ya sabe que no tiene que estar ahí». La mudanza la hará de forma progresiva. Desde Ferraz han puntualizado que el que fuera alcalde de Parla ya no tiene por qué pisar más el edificio de Callao.

El diputado Simancas informó ayer de que todas sus reuniones se desarrollarán ya en la sede del PSM. La gestora, subrayó, «es ahora la dirección del partido en Madrid».

Piden la readmisión

El presidente del comité de empresa, Ernesto López García, lamentó ayer los despidos y manifestó que se dirigió a la comisión gestora para pedirle que se actúe como en 2007, cuando se volvió a contratar «de manera inmediata» a los trabajadores cesados por este mismo motivo. Justificó esta petición en que «estos puestos de trabajo ya estaban presupuestados en el Plan de Viabilidad».

Según el presidente del comité de empresa, la gestora no se puso ayer en contacto con el resto de trabajadores que aún permanecen en plantilla para informarles de que volvieran a sus puestos.

El diputado José Manuel Franco, que estuvo en la gestora de 2007, especificó a EP que lo que hicieron entonces fue hacer un «contrato temporal» a aquellas personas que contratados «a modo de personal de confianza» se les acaba el contrato en el momento en que la Ejecutiva terminaba su mandato. «La idea era que nadie se quedara en la calle y se hizo un contrato temporal hasta que se constituyó una nueva Ejecutiva y ésta decidiera continuar o no con los trabajadores».