Moneda turca y de 2 euros.
Moneda turca y de 2 euros.

El otro timo de moda en Madrid: monedas turcas en lugar de las de 2 euros

Los comerciantes denuncian la proliferación de dinero falso, con la misma morfología que el que circula de forma legal

Actualizado:

De la mano de las informaciones sobre billetes falsos en los taxis de Madrid aflora otro timo que se consolida y crece en la capital y otras ciudades. Se trata del «cambiazo» en las monedas de 2 euros, reemplazadas por homólogas de Tailandia, Turquía o Brasil, y que son coladas por clientes en diferentes comercios de Madrid, como ha podido saber ABC.

Se trata de ejemplares prácticamente idénticos a los euros en curso legal. En el caso de la moneda turca, de una lira, la apariencia es casi exacta a la de 2 euros, salvo por las inscripciones en una y otra. Su peso y tacto, muy similar, no alertan del fraude, pero un segundo análisis más concienciado confirma la estafa. Misma morfología presentan los 10 bath, de Tailandia. Con un valor aproximado de unos 30 céntimos al cambio, su composición, igualmente, es muy parecida. Solo se diferencia, como en el caso de la lira turca, en sus grabados.

No obstante, paralelamente crece el uso de monedas y billetes falsificados de forma significativa. Luis Pacheco, presidente de la Confederación de Comercio de Madrid (COCEM), ha indicado a ABC que «si antes era testimonial», ahora se «ha multiplicado» el uso de este dinero fraudulento; en ocasiones de «muy buena calidad». Pachecho señala, además, que suele darse en «comercios pequeños», donde «hay menos filtros» para detectarlo.

Red de falsificaciones

Estas denuncias surgen apenas un mes después de la desmantelación de una banda de falsificadores de monedas en Madrid. La Policía Nacional detuvo a finales de diciembre a tres personas acusadas de fabricar monedas de 2 euros de forma artesanal en sus domicilios, en los que habrían producido hasta 12.000 ejemplares falsos al mes durante los últimos cinco años.

Si en este caso se «cuelan» en el pago del viaje en autobús, entonces se señaló a las máquinas expendedoras como su principal objetivo para perpetrar el fraude. Y es que las falsificaciones reunían las características técnicas idóneas para no ser detectadas. Según informó la Jefatura Superior de Policía, los detenidos creaban las imitaciones con utensilios como bombonas de cámping gas, tornos de precisión, plomos o radiales.