Cristina Narbona y Constantino Méndez, de la gestora que dirigió el PSM en 2007
Cristina Narbona y Constantino Méndez, de la gestora que dirigió el PSM en 2007 - efe
destitución de tomás gómez

Simancas presidirá la gestora para resucitar el PSM a cien días de las elecciones

En 2007 el partido ya vivió una situación similar, como resultado de la cual llegó a la secretaría del socialismo madrileño Tomás Gómez

Actualizado:

Una gestora presidida por Rafael Simancas, diputado nacional y ex-secretario general del PSM, deberá hacerse cargo del Partido Socialista de Madrid ayora que Tomás Gómez ha sido descabalgado de la secretaría general madrileña de esta formación. La comisión la compondrían varias personas que serán designadas por la Dirección Federal del Partido.

No es la primera vez que ocurre esto en el siempre convulso Partido Socialista de Madrid. De hecho, Tomás Gómez entró en el partido precisamente en el año 2007, cuando precisamente el entonces secretario general, Rafael Simancas, decidió abandonar el cargo tras los malos resultados electorales en las autonómicas y municipales de ese año.

Entonces, desde la dirección federal del PSOE se designó a Cristina Narbona, ministra de Medio Ambiente, para presidir la gestora, junto a Constantino Méndez -ex delegado del Gobierno en Madrid- y Antonio Hernando -diputado-. Se celebró un Congreso Extraordinario en julio de 2007 y en él Tomás Gómez obtuvo el 77 por ciento de los apoyos a su candidatura, lo cual imposibilitó matemáticamente que prosperaran las otras candidaturas, de José Cepeda y de Manuel García-Hierro.

El Partido Socialista de Madrid, antes Federación Socialista Madrileña (FSM), ha sido históricamente un foco de tensiones en el seno de los socialistas. Los enfrentamientos entre facciones han sido continuos, y las distintas sensibilidades y «familias» se han sucedido en el tiempo.

La situación no se ha calmado en la «era Gómez», en la que el secretario general de los madrileños ha mantenido agrios enfrentamientos con su anterior «jefe» federal, José Luis Rodríguez Zapatero. Posteriormente, se posicionó junto a Carmen Chacón, y contra Alfredo Pérez-Rubalcaba, exigiendo primarias abiertas para la elección del secretario -algo que aceptó el actual, Pedro Sánchez- al tiempo que las negaba para su propia elección en Madrid.