José Carrillo, en su despacho oficial del Rectorado de la Complutense
José Carrillo, en su despacho oficial del Rectorado de la Complutense - ernesto agudo
Entrevista al Rector de la Universidad Complutense

José Carrillo: «Podemos y yo ni somos novios ni nos vamos a casar»

En mes y medio se convocan elecciones y él opta a la reelección. Sus adversarios ya le sitúan en los brazos de Pablo Iglesias para no perder el poder

Actualizado:

La Universidad Complutense de Madrid elegirá rector dentro de pocos meses para los próximos cuatro años. José Carrilloaspira a mantenerse en el cargo. Para ello tiene enfrente, de momento, a otros tres candidatos que denuncian que el actual dirigente se deja querer por Podemos para no perder el mando. De hecho, a pocos se les escapa la «buena química» que tiene con el partido nacido en la Facultad de Políticas.

—¿Ha pactado con Podemos?

—Una cosa es que un dirigente de Podemos haga una declaración diciendo que la Complutense y su rector han defendido la universidad pública en su gestión y otra cosa es decir que somos novios o nos vamos a casar. No es lo mismo. Felicitaciones he recibido de Podemos y de muchos más. La anterior directora de Universidades de la Comunidad de Madrid también dijo que éramos la universidad mejor gestionada. Eso no quiere decir que yo tenga el apoyo del PP que, si lo tengo, mejor. Ojalá todo el mundo reconozca que ha sido una gestión eficaz.

—¡Qué va a decir el rector!

—Pues que he convertido un barco que estaba zozobrando y haciendo aguas por todas partes, en un barco que está a flote, mirando a puerto y con las máquinas funcionando. Otras cosa es que vaya a pleno rendimiento.

—¿Por qué no va así?

—El combustible que quemamos en esas máquinas es dinero. Y dinero es lo que le falta a la Complutense. Calidad sin dinero es difícil.

—Vamos, su queja de siempre.

«Aquí hay botellones porque en otros lados se reprimen. No soy el sheriff»

—Históricamente, la financiación de las universidades públicas ha sido muy deficitaria. Hay que sumar los recortes. Por ejemplo, el Plan de Inversiones 2007/2011 se suspendió unilateralmente por parte de la Comunidad. Eso supuso que hoy tengamos un déficit en inversiones en edificios de más de 200 millones. También nos han recortado el presupuesto entre 2012 y 2014. La transferencia del Gobierno regional nos ha bajado en 69 millones.

—Otra cantidad histórica que persigue como una losa a la UCM es la deuda de 150 millones. ¿Cómo está?

—Yo me encontré este Rectorado con esa deuda y hasta hace año y medio no me dejaron refinanciarla. Hubiera sido un porcentaje ínfimo en el déficit de universidad, lo sé. La deuda está ya en 30 millones y no hace falta refinanciarla. La tenemos financiada en el 3,5. Y no nos dejaron entrar en el Plan de Pago a Proveedores hasta 2013.

—¿Se siente maltratado por ser de izquierdas?

—No sé el motivo, pero sí. La Complutense se siente maltratada. En lo que es el modelo de reparto a universidades, la nuestra cobra por alumno mil euros menos que las otras universidades de Madrid. Otro ejemplo: tenemos que abonar el 25% de aquella paga que nos quitaron. Son 4 millones de euros pero nos han transferido 2,2.

—Desnudos, capillas, botellones, barricadas y batallas campales en el campus... Eso no pasa en otras instituciones madrileñas.

—Aquí, cada vez que hay una noticia mala, sale en primera plana. Cuando se habla de nuestra contribución al cáncer, de nuestros descubrimientos científicos, se esconde. La Complutense no organiza botellones. Existen porque en el resto de Madrid se reprimen y aquí no. Yo no soy ni el «sheriff» ni el alcalde ni tengo competencias en seguridad. Mis competencias son académicas. Y yo le aseguro que la Complutense es mucho más que todo eso.

—Elecciones a rector en mayo. Usted opta de nuevo y tendrá, al menos, tres oponentes. ¿Se presentan duras?

—Yo espero que sean dentro de un proceso democrático, intenso. Soy muy optimista porque creo que tengo una gestión muy positiva que poner sobre la mesa acompañada de un proyecto de futuro muy bueno.

—Igual que se dice que José Carrillo se dejará querer por Podemos, se habla de que Federico Morán, secretario de Universidades con el ministro Wert, es el candidato oficial.

«Lo que falta en la Complutense es dinero, la deuda todavía está en 30 millones»

—Algo así, sí. Y Rafael Calduch, que ya ha dicho él mismo en su periódico (y nos señala el ABC) que es de UPyD. Yo lo que le digo es que, hoy, el barco está a flote a pesar de los obstáculos y los recortes. Durante tres años no hemos podido reponer ningún jubilado entre el personal de administración y servicios. Entre los profesores sólo hemos repuesto un 10% cuando el déficit docente es importantísimo.

—¿Tan mal está la investigación en sus campus que todos los que van a medir sus fuerzas con usted la reivindican en su programa?

—No es así. Hemos hecho una apuesta muy fuerte por la investigación. A falta de dinero, hemos tirado de un ejercicio intelectual tremendo.

—En el reparto de votos, ¿con qué parte del pastel se quedará Carrillo?

—Yo creo que mi fuerza estará en la comunidad universitaria en general.

—Eso es muy ambiguo y en estas elecciones habrá una fuerte carga política. Usted es del PSOE. Mójese.

—Hay posicionamientos políticos, es verdad. Tengo muy claro que Morán es un candidato político porque es miembro del Gobierno del PP. Yo nunca he tenido un cargo político, sin embargo me etiquetan. Presiento que gente que no está en política me apoyará porque sabe que la Complutense ha hecho una labor muy importante. He demostrado que lo público, funciona.