Agentes reteniendo a un extrabajador de Coca-Cola
Agentes reteniendo a un extrabajador de Coca-Cola - onda fuenlabrada

Disturbios en el campamento de Coca-Cola de Fuenlabrada al desmantelar la fábrica

El centenar de personas que vigila la instalación desde hace un año se ha enfrentado a la visita sorpresa de operarios que trataban de hacerla añicos. La Policía Nacional ha intervenido

Actualizado:

El conflicto que se está produciendo esta mañana en la antigua fábrica embotelladora de Coca-Cola en Fuenlabrada se debe al empeño de los extrabajadores que fueron despedidos con ERE de la multinacional a que no desmantelen la instalación donde antes trabajaban. Varios operarios han irrumpido esta mañana en la calle Sauce, 20, acompañado por efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) para proceder a su desmantelamiento. El campamento allí instalado de exempleados se ha opuesto a su entrada. La tensión ha subido por momentos y se han producido varias cargas policiales, provocando algún herido. Algún manifestante ha tendido que ser atendido por una ambulancia del SUMMA.

En enero de hace un año, Coca-Cola Iberian Partners presentaba un Expediente de Regulación de Empleo que afectaba a un total de 1.250 trabajadores y el cierre de cuatro de sus once plantas en España, las de Fuenlabrada (Madrid), Alicante, Palma y Colloto (Asturias). Los trabajadores lo recurrieron y una sentencia de la Audiencia Nacional declaró nulo el ERE el pasado mes de junio.

Coca-Cola recurrió, pero la Audiencia dictó un auto de ejecución provisional para que la compañía pagase a los trabajadores o los readmitiese. Optó por la readmisión, pero fuera de la Comunidad de Madrid, algo que rompe a las familias afectadas. Ante este hecho, los trabajadores continúan acampados en el lugar para evitar que se destruya la fábrica y se utilice como argumento para no reabrirla.

Ramón Marcos, candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid por UPyD, se ha desplazado hasta el lugar para volcar su apoyo a los trabajadores en lucha. «Madrid y España necesitan empleo industrial. El Gobierno debería negociar con Coca-Cola y los trabajadores para que funcione la fábrica y para que se cumplan las sentencias».