El sámur traslada a la auxiliar de enfermería en ambulancia - abc
crisis sanitaria

La infectada con el virus, a su llegada al hospital: «No os acerquéis que tengo el ébola»

La auxiliar de enfermería alertó al personal del hospital de Alcorcón de que corrían riesgo de contagio. Acudió al centro con hemorragias. La preocupación impera entre los trabajadores

Actualizado:

Las órdenes han sido explícitas por parte de la Dirección del Hospital de Alcorcón: que sus trabajadores no den información a los medios de comunicación. Hasta los guardas de seguridad apostados a las puertas del centro se sienten con la potestad de identificar a las personas que informan a los trabajadores de que son periodistas. «No pueden hacer preguntas», dicen soprendentemente y convencidos.

Pero el personal quiere hablar, aunque hay otros que cumplen estrictamente con las normas de no decir nada. Lo cierto es que muchos lo desconocen todo. «Solo sabíamos que no teníamos que acercarnos a Urgencias», señala una trabajadora. Los que están realmente preocupados son los que estuvieron los dos últimos días prestando sus servicios en Urgencias.

Están indignados por cómo se ha procedido con la auxiliar de enfermería infectada con el virus del ébola. Informan de que la afectada llegó con mascarilla a Urgencias alertando: «No os acerquéis que tengo el ébola». «Las fotos que están circulando son reales. Había cintas y biombos para que no se accediera», narran.

«No estamos preparados»

«Nunca debería haber llegado aquí. No estamos preparados. Solo se repartieron tres mascarillas y tres viseras, pero fue mucha más gente la que entró en contacto con ella, empezando por la receptionista. El material que tenemos no es suficiente ni apto», afirma un sanitario.

Según detallan, la enferma estuvo recluida desde el día 30 en su casa junto a su marido, ahora aislado también en el Hospital Carlos III. «Cuando ella llegó tenía alta fiebre, diarreas y hemorragias», destacan.

El marido, por los pasillos de Urgencias

Son varios los aspectos que están generando el pánico entre los empleados del Hospital de Alcorcón. Por un lado, que el marido de la infectada por el ébola estuvo en los pasillos de Urgencias sin ningún control, «sin seguir ningún protocolo», advierten. Estuvo esperando entre otros pacientes para conocer la información que le daban sobre su mujer, especifican. Por otro, la eliminación de residuos con los fluidos. «La gente no está formada aquí para tratar unos residuos con tanta contaminación», puntualizan.

Los sanitarios que se han dignado a hablar tratan de mantener la calma. «Es cuestión de días saber si la mala gestión de este caso tiene resultados fatales. En 20 días podremos saber si ha habido aquí más contagios», manifiestan.