Imagen del vehículo que conducía Ángel Carromero, acompañado por el fallecido Oswaldo Payá
Imagen del vehículo que conducía Ángel Carromero, acompañado por el fallecido Oswaldo Payá - efe

El punto del accidente de Carromero, lugar de interés turístico en Cuba

Guías informan a turistas españoles del lugar donde tuvo el siniestro el «número dos» de las Nuevas Generaciones madrileñas «por haberla tomado demasiado»

Actualizado:

Un autobús con trece personas. Todos, turistas españoles. El vehículo conduce desde la ciudad cubana de Bayamo en dirección a Las Tunas. Después de dejar atrás Bayamo, el guía va informando sobre diferentes aspectos sociales y económicos del país. En uno de los tramos de la carretera toma el micrófono y llama la atención de sus viajeros. Indica: «Ahí a la derecha es donde tuvo el accidente su compatriota, Ángel Carromero. Él dijo que fue un complot del Gobierno cubano, pero todos saben que fue por haberla tomado demasiado y conducir a más velocidad de la debida». El guía comienza a hacer bromas sobre el ron del país y su ingesta. Pronto vuelve a la explicación de las cartillas de racionamiento, cada vez con mayor escasez de productos.

Los foráneos empiezan a hablar sobre el episodio que protagonizó Carromero el 22 de julio de 2012, donde fallecieron los dos disidentes cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero. Cada uno sostiene su opinión de lo ocurrido. En su momento, las autoridades de la isla presentaron un informe detallado sobre el accidente, donde se achacaba a un exceso de velocidad en una zona en obras, sumado a un mal frenado, sin aludir a ningún otro vehículo implicado.

Las declaraciones de Carromero

Días más tarde del siniestro, Carromero hizo públicamente la siguiente declaración: «A nosotros no nos dio ningún vehículo por la parte trasera, simplemente yo iba conduciendo me percaté de un bache y tomé las precauciones de cualquier automovilista que es accionar el freno levemente. El coche perdió el control, no recuerdo señales».

Carromero aseguró a su regreso a España que le amenazaron de muerte y que fue un coche del Gobierno cubano el que les embistió en el accidente. «Me sacaron del coche dos personas. Me montaron en una furgoneta con puerta corredera. Lógicamente, automóviles como ese no aparecen de la nada y mucho menos en mitad de la isla», afirmó en una entrevista digital en ABC.es.